Caballero: «Estamos encontrando un boicot al nuevo servicio para niños, nos rompen los carteles»

0
12

¿Era necesario abolir el servicio a la niñez que durante años varias asociaciones llevaban a cabo en 8 barrios y con buenos resultados?

– Sí, era necesario dar una restitución al servicio de menores y aunque se habla de buenos resultados, lo cierto es que no está verificado ni documentado en el Ayuntamiento. Fue un servicio que no cumplió con lo establecido en la Carta de Servicios Sociales que luego fue aprobada, la cual nos obliga a brindar servicios que no fueron brindados y con cobertura para toda la ciudad, que ni siquiera fue brindada. Solo había 8 barrios y tampoco habían estado allí por mucho tiempo. Durante muchos años ha estado en 5 barrios y se ha ampliado en la última legislatura.

¿No hubiera bastado con ampliar el servicio a los barrios donde no se ofrecía o con ampliar las actividades que faltaban en lugar de renunciar a todo lo que estaba disponible de la noche a la mañana?

-Podría haberse aliviado, pero lo que no puede ser es que tal servicio esté dividido y dividido. El servicio de guardería debe ser el servicio de guardería municipal, no puede haber 8 o 13 servicios, uno en cada barrio. No sucede en ninguna parte. Descubrimos que había aprobado un Plan de Infancia, que nos obliga a hacer una serie de compromisos y crear varios órganos. El portafolio de servicios sociales requiere respeto por una serie de beneficios y de los que había solo hemos respetado dos o tres. Todavía teníamos que trabajar en todo lo relacionado con la parentalidad positiva, la sensibilidad, las entidades de participación y, sobre todo, nos preocupamos por el trabajo de prevención, pero desde un prisma municipal.

¿Habían decidido de antemano crear una nueva estructura tras comprobar que el cuatripartito había regularizado la situación de las 8 asociaciones al final de la última legislatura?

– Esta pregunta debe ser respondida por los cuatripartitos y explicar por qué, apresuradamente, formalizaron los 8 contratos mediante pliegos que no cubren lo que ahora deben defender. Se trata de especificidades que se circunscriben al esparcimiento y actividades de esparcimiento y esto es lo que generó problemas en la situación pandémica, pues sus acciones no fueron amparadas por ningún decreto ni fueron declaradas imprescindibles. Fueron hojas de contrato completamente preparadas que se hicieron para lo que querían, de modo que se adjudicaron a las 8 asociaciones con contratos ad hoc. Lo que dije desde el principio es que le daríamos un giro al servicio y que si estas especificaciones y estos contratos no funcionaban, haríamos más.

Eventualmente, lo que algunos predijeron pasaría y los equipos de prevención ya están fuera.

– Quiero mencionar que fueron renovadas el año pasado. Firmé la renovación para 2020, pero lo ocurrido este año nos permitió ver las carencias que tenemos como Ayuntamiento en la infancia. Nos dimos cuenta de que en un momento determinado, por falta de nuestro servicio, no teníamos una respuesta rápida ni la posibilidad de introducir cambios en los beneficios, como lo hicimos en los viveros, moviendo el personal de acuerdo a las nuevas necesidades; como ocurre con la hospitalización o con los ancianos, cambiando el sistema de atención domiciliaria. Todo esto se puede hacer desde adentro, pero los problemas que nos dieron los ganadores del servicio para aceptar los cambios nos permitieron ver que estábamos cojos y, por supuesto, que no podíamos extender los contratos en esos términos.

¿Representa un cambio en el enfoque del cuidado infantil?

– Creemos que los niños necesitan un esfuerzo importante por parte de la administración para llevarlos al nivel de otros servicios municipales. Nosotros, que no estamos muy inclinados a agrandar tontamente la administración creando estructuras, creemos que en este tema era importante incluirlo dentro de la organización de los servicios sociales y la acción comunitaria como nuestro servicio.

Esas 8 asociaciones tenían una gran cantidad de voluntarios, ¿también se dan por perdidos?

– ¡Cómo se rendirán! Nadie va a prohibir que las personas que estén dispuestas a ayudar y colaborar por los niños sigan haciéndolo. Es que los voluntarios no eran propiedad de ninguna asociación. Hay muchos voluntarios aquí y deberían hacerlo por los niños, no por las asociaciones. Si queremos ayudar a los niños, tendremos que ponernos a disposición del servicio que lo brinda. Estamos abiertos a acoger a todos los voluntarios y también a las organizaciones, porque dentro de las líneas de nuestro servicio existe una línea específica para la promoción de las asociaciones y sus actividades, que sin duda son de interés para la ciudad.

¿Vas a contar con las asociaciones que no han querido renovarse para las actividades que tendrán lugar en los barrios?

– No con contratos. Contaría con una línea facilitada y ya hemos puesto voz para acoger a las asociaciones que realizan actividades en los barrios, con menores o que benefician a los niños.

¿El cambio de modelo provocó que el servicio se viera comprometido durante algunas semanas?

-No lo creo. Lógicamente, siempre que hay cambios se requiere un margen, pero fue en un tiempo récord. Antes de que terminaran, contratamos al equipo central y la coordinación. Toda la instalación se contrató para el 1 de enero y comenzó dentro de los canales normales. Es cierto que aún no hemos hecho una campaña publicitaria sobre el nuevo servicio y ahora lo estamos dando a conocer en las escuelas. No hubo deficiencias en ningún momento y todo se solucionó. Las asociaciones que han tenido programación pueden seguir haciéndolo según la voluntad de cada asociación.

Lo que es evidente es que la instalación recién establecida en su área no puede ofrecer el servicio que las asociaciones brindaban anteriormente, aunque solo sea por la cantidad de personas y voluntarios involucrados.

–Es que no tengo constancia de la cantidad de voluntarios que hubo, esas son cosas que dicen, ni hablan de los voluntarios que tiene el programa Coworkids, que es más amplio que los dueños del servicio. Será posible brindar el servicio y lo estamos. Lo que tenemos garantizado es que por primera vez habrá actividades en todos los barrios para monitorear la infancia y habrá actividades recreativas universales, porque entendemos que los niños no pueden estar solos en sus barrios, tienen que salir a conocer a otros niños en la ciudad.

¿Puede proporcionar una cifra por el servicio que se brinda actualmente?

– La verdad es que está teniendo una excelente aceptación. De momento, y sin haber realizado ninguna campaña de comunicación, estamos con más de 400 menores inscritos y estamos realizando actividades. Tuvimos que jugar al ajedrez porque tienen mucha aceptación y es una actividad muy valiosa para los niños a nivel pedagógico; y hay otras actividades como el piragüismo que están teniendo una gran acogida.

¿Ha tenido el rechazo del nuevo programa en algunos barrios?

– Sí, pero no hablaría de rechazo; lo que estamos descubriendo es el boicot y el frentismo. Hemos tenido algunas campañas muy agresivas en contra. Están rompiendo nuestros carteles y tratando de boicotear nuestras actuaciones. Es tan. No hay colaboración.

¿Ocurre en todos los barrios?

– Con ciertas asociaciones está sucediendo. En los barrios el servicio funciona, porque ofrecemos un servicio dirigido a menores y familias. Hay que dar un buen servicio y estos niños no son propiedad de nadie, son de sus padres y el Ayuntamiento tiene que ofrecer un buen servicio.

¿Que hayan elegido como coordinador a una persona que viene de una asociación ultraconservadora como Fabre y un pedagogo que es del PP no indica la tendencia ideológica del programa Coworkids?

– Para aclarar: no elegimos al pedagogo, fue necesario y se llamó a través de las listas de reclutamiento. La primera se quedó y pudo elegir, porque ya trabajaba en el Ayuntamiento. Le ofrecieron un contrato mejor y lo aceptó. No tenía ni idea y coincidió que es así, pues una técnica que tengo en la zona está en las listas de EH Bildu. Aquí la gente tiene la libertad de incorporarse al ejército donde quiera, pero otra cosa es dónde trabaja. La única opción fue la coordinadora, pero no fue elegida por ser de Fabre, sino por ser una persona reconocida por más de 50 entidades, que había sido elegida para presidir la coordinadora de las ONG de cooperación. Su CV es muy bueno y nos pareció una persona valiosa.

Algunas de las posiciones de esta fundación son más que cuestionables.

-Era una trabajadora que trabajaba en una fundación, que no tengo intención de criticar ni de decir las barbaridades que se han dicho de esa asociación. No supe de la fundación ni de su negocio hasta que fue mencionado por los medios y por personas que querían ponerlo en el gatillo. Eran críticas muy enfocadas y querían herir. Esto es lo que denuncié y le dije a Bildu y otras formaciones. Necesitan poner algo de orden en las críticas.

EH Bildu sugirió tener un interés, a través de un familiar, en una empresa dedicada a estos fines. También hablaron de un supuesto caso de corrupción.

– Es otro ejemplo de lo dispuestos que están a ir más allá en sus críticas. No tiene ningún sentido, no hay absolutamente ningún reclutamiento realizado en este programa. Ninguna. Solo lo dijeron públicamente, no me acusaron de nada personalmente, ni en comisión ni en pleno porque no tienen nada, solo quieren hacer daño. No tengo nada que decir. Cualquiera que quiera bromear conmigo, llevarme a la corte o decirme algo claramente para que pueda responder. Lo que muestra el grado de crítica de Bildu es el interés que tenían en seguir a ciertas personas que formaban parte de esas entidades. Esos eran de sus listas electorales y lo puedo decir con nombres y apellidos, gente de esos equipos que favorecieron con los contratos firmados el último día de la legislatura de Asirón.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí