‘Enero’, mis abuelas – Diario de Cronica de Navarra

0
19

Director y guión: Ione Athena. Reparto: Mara Jess Alzorriz y Manuela Couso (género documental). País: España, 2019. Duración: 69 minutos.

Como sugiere el nombre Hiruki, el nombre del fabricante de enero, lo que aquí se desarrolla gira en torno al concepto de tres. Tres mujeres son las principales cabezas visibles de la producción y tres mujeres, dos abuelas y la voz de la nieta, las presencias que (con) forman enero, un documental de aspecto humilde con un gran proyecto. Parece simple, pero sumergirse en su carga genética al interrogar a dos mujeres de noventa sobre la muerte y la vida puede provocar un cortocircuito, puede llevar a un naufragio total. Este no es el caso de Ion Athena, que adivina el origen de su formación como director.

El libro de estilo de Pompeu Fabra afecta la apariencia del carácter y la condición. Le gusta invitar a gente como Guerin, Lacuesta, Duque … Es decir, gente que puntúa en sus clases. Y desde el primer minuto, un lazo blanco atado con horquillas, Ione Athena nos advierte del «vértigo» que nos espera. Como una voz, que finge neutralidad pero se caracteriza por ser emotiva, nos hace comprender que estaremos presenciando dos interrogatorios, esta película aparentemente menor comienza a crecer sin medida.

No es difícil reconstruir el camino que recorre Ione Atenea con María Jesús Alforiz y Manuela Cocos, sus abuelas. Un viaje que avanza en un proceso dialéctico. Ion explora lo esencial, en lo universal y colectivo desde lo íntimo y reconocible. Entre los diálogos, Atenea muestra una notable capacidad para componer y reemplazar imágenes llenas de significado entre la confesión y la confesión. Sin mostrarlo, Atenea no solo se libera de las cadenas del peso académico para incursionar en su propio discurso, sino que no renuncia a una forma de comisariar el texto audiovisual dedicado a la ética.

Hace muchos años, Loach, cuando aún no se había vuelto tan complaciente con la ideología, se quejó de que sus nietos descubrieron a sus abuelos demasiado tarde. Vienen a ellos cuando solo quedan el silencio y las huellas.

No fue el caso de Atenea. enero, el mes en el que nacieron ambas abuelas, lo único que tienen en común además de su nieta Atenea, recrea un momento mágico, ese momento en el que dos abuelas comienzan a saludarse y emerge una nieta como narrador solvente.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí