El audiolibro Worlds of Niara: luces y colores contra el tabú de la mutilación genital femenina

0
10

Paralelamente a la celebración del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, Médicos del Mundo de Navarra lanza una audiohistoria informativa «Los mundos de Niara»

F.resistir la oscuridad, el secreto, los tabúes y las sombras de los falsos mitos y creencias seculares basadas en las tradiciones, mutilación genital femenina, Mari Jose Pérez Moracho, Fátima Djara y Farmata Watt han decidido oponerse a la luz, el color y la alegría africana que envuelve su cultura. Así nació hace un año, de la mente y las manos de Mari José Pérez Moracho, el popular libro de cuentos Los mundos de Niara que a partir de hoy, coincidiendo con la Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, se convierte en un audiolibro para multiplicar su difusión y llegar mejor a las generaciones futuras.

En este corto animado, realizado con la colaboración de INAI y Médicos del Mundo de Navarra (MdM), Multimagen dio movimiento a los dibujos y la voz de Mari José a la joven imaginaria Niara, nacida de la colaboración de estas tres mujeres, una de Pamplona y dos de África, con el mismo objetivo: erradicar la mutilación genital femenina, un peligro que Se cierne sobre un número indeterminado de jóvenes africanos y navarros que, como Niara, viven entre dos culturas.

Médicos del mundo Navarra luchar, de la mano de la comunidad africana, la administración pública, los profesionales y las entidades sociales, contra la mutilación genital «por conocimiento, empatía y sin juicio». Realizan así un trabajo interdisciplinar con la figura de mediación de las mujeres de origen subsahariano residentes en España, que median entre las tradiciones más arraigadas de la comunidad africana y el marco social y legislativo del país de acogida.

En España, el Mutilación genital femenina Está tipificado como delito de lesiones personales desde 2003 y sancionable con prisión de 6 a 12 años y la revocación de la patria potestad de los menores. En 2005 se aprobaron las normas que permitían la persecución extraterritorial para quienes la cometen o permiten, de hecho los delitos de violencia contra la mujer son punibles si la mujer que sobrevivió a una mutilación tiene nacionalidad española o residencia habitual en España.

Navarra ha adoptado desde 2015 la Ley Foral 14/2015, que la incorpora como manifestación de violencia de género, definiéndola como «cualquier procedimiento que prevea la eliminación total o parcial de los genitales femeninos o les cause daño».

trabajar en la comunidad Desde 2008, Fátima Djarra lucha contra este tipo de violencia en Navarra, donde mujeres de países como Senegal, Nigeria, Guinea Bissau, Guinea Conakri, Gambia y Mali, algunos donde se practica más. En 2015 narró en su libro Indomable cómo sufrió la mutilación en su piel y qué consecuencias tiene, sociales, físicas y mentales. «La mutilación genital, que sigue siendo un tema tabú en millones de hogares, se ve agravada por la violencia de género, entendida como algo natural», explicó cuando publicó su relato.

Un informe de 2013 lo mencionó un centenar de jóvenes corrían riesgo de sufrir mutilaciones genitales en Navarra. Ocho años después, la cifra será mayor a medida que haya aumentado la migración, aunque las cifras pueden ocultar el problema real. “No queremos dar cifras ni datos porque a veces no son reales. La gente se mueve, no se registra y ese dato se pierde. El año pasado había 1.463 mujeres y niñas de países de riesgo donde se practica habitualmente. Navarra , pero no son figuras reales.Una mujer puede acudir al centro de salud para un chequeo, sufrir mutilaciones tipo 1 y 2 (escisión, extirpación total o parcial del clítoris y labios menores, con o sin resección de labios mayores ) y no soy capaz de detectarlo. Estas mujeres no se cuentan «, explica Farmata, que trabaja con Fátima como mediadora en la asociación Flor de África y Médicos del Mundo.

Una de las claves es saber acercarse a las mujeres, sin que se sientan invadidas o agredidas. «No puedes venir a hablar de mutilación porque es un tema tabú. Serías muy rechazado. Lo que hacemos es ganarnos su confianza, a través de la gastronomía y hablar de los temas que les preocupan como la ley de inmigración, talleres de salud sexual, educar para la igualdad … Cuando todo está bien establecido hablamos de mutilación ”. La alimentación, como en otras culturas, es un vehículo para promover la convivencia y el intercambio de experiencias.

Como africanos, los comienzos no fueron fáciles. Farmata recuerda cómo, de la mano de Fátima, llegaron a algunos lugares y «nos miraron y dijeron ‘estás vendido, los blancos te pagan, se comen tu coco y tú vienes aquí para hablar en contra de nuestras tradiciones». tirada, Fátima en un principio sufrió mucho rechazo «. Más de una década después, el cambio experimentado es evidente,» la mayoría de la población africana sabe lo que trabajamos y si hay una familia que se va a África nos llaman y vamos a crear conciencia. Este no es el caso ahora. mucha resistencia. «

Mutilación es una forma de oprimir a las mujeres, maltrato y ejercicio de violencia de género. «Detrás de la mutilación está el patriarcado. En África los hombres gobiernan, las mutilaciones las practican las mujeres, pero detrás están los hombres. Si un hombre dice nadie mutilará a mi novia, se salva y nadie lo mutila. Es la forma de controlar la sexualidad de las mujeres «.

Junto a ellos, el trabajo de sensibilización que Alexander Serge Ondoa realizado con hombres africanos en Navarra junto a Médicos del Mundo fue reconocido a nivel estatal, recibiendo en noviembre el premio del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con los Tribunales e Igualdad del gobierno español en su categoría de Más violencia contra las mujeres. Serge llegó a Pamplona en 2016, indocumentado, y quedó tan impresionado al saber de Fátima que se inscribió como voluntario: «Fue un shock para mí ser africano y no saber lo que estaba pasando en África. Vi a dos mujeres muy luchadoras .., Pensé que deberías echarles una mano, ya que el papel del hombre es muy importante para su erradicación «.

Su trabajo, como dice «es continuar lo que hacen las mujeres y todo el equipo de MdM» y dentro de él es trabajar con «un enfoque de género en general y no solo pensar en la mutilación genital. La sociedad africana es muy patriarcal. Es normal Trabajar el tema de género con los hombres es difícil, con los hombres africanos, que tienen costumbres, religión, tradición y muchos mitos, imagínate. Intentamos romper estos mitos, dialogando, creando espacios informales en los que discutimos con todos los temas de la vida » .

Grupos creados en Tudela, Cintruénigo y Pamplona (han pasado por ellos más de 60) trabajan sobre la base de la confianza ayudándoles en sus problemas y en su gestión diaria ”, muchos vienen y piensan que la mutilación es algo cultural, creen que queremos acabar con la cultura africana, pero nosotros enséñeles lo que es y cambia la forma en que lo ve El hombre es el cabeza de familia y dice No, no mutilarán a su hija. “Como Farmata y Fátima, intentan recrear los espacios de vida de África, reuniéndose en espacios informales, en un parque, alrededor de Bissab o Chai tea y para atraerlos visitan mezquitas, iglesias, conversan con amigos, mujeres o familiares.

El avance es evidente, durante la pandemia hubo reuniones vía videoconferencia o wasap, «tenían muchas ganas de hablar. Tenían que compartir tareas y entendían cómo trabajan las mujeres. Tenían que cocinar, limpiar y cuidar a los niños. Niños. Evolución» sí. ve interés, van a seminarios y demostraciones «.

Durante su trabajo con la comunidad africana, señalaron la necesidad de trabajar con hijas e hijos desde un enfoque intercultural. Por tal motivo, se acercaron a un grupo de adolescentes afrodescendientes y se agruparon bajo el nombre de Poder negro iniciaron una labor de educación para la igualdad «son conscientes de que el problema existe, que viola sus derechos, han escuchado las historias de sus madres desde que algunas han sufrido de joven».

Los tres trabajan en coordinación con los trabajadores de la salud, la educación, las ONG y la población africana e implementan el protocolo si suenan las alarmas. “Si una niña en la escuela dice: ‘Nos vamos de viaje a África con mi familia a una fiesta’ la consejera nos advierte que evitemos. Fatima o yo vamos con un certificado preventivo traducido a varios idiomas para explicar que la mutilación es sancionable en África y aquí con 6-12 años de prisión, si es menor de edad la detienen, debe saber que esto afecta la salud e integridad de las niñas y que si aprovecha el viaje y la mutila, irán a la cárcel y se la llevarán. la custodia ”. Antes y después del viaje, la niña se somete a un examen con un pediatra y se le entrega un documento para demostrar en África que podría ir a la cárcel y que sus familias en África no pudieron. recibir el dinero que le envían. «Un familiar puede traer a la niña para que lo haga. Siempre decimos que no dejes sola a la chica. Y esté atento, un miembro de la familia podría pensar que le está haciendo un favor «.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí