La acuarela que cobra vida

0
29

Pintar es una pasion, para mí tomar un cepillo grande, lleno de agua, y ponerlo en una sábana grande, me alivia mucho «, dice. Miguel Oliver Ferrer. Nacido en Palma en 1952, vive desde hace casi cuarenta años en Pamplona, ​​donde tuvo que desplazarse por motivos laborales. Es arquitecto, pero su mayor afición es la pintura. Su técnica favorita son las acuarelas, por eso la expone en Galería Michel Menéndez en Pamplona en el show de Acuarelas.

Son unas 26 obras de distintos tamaños pero todas con la misma técnica, las acuarelas. «Es muy específico, hay que tener en cuenta la facilidad y no es tanto un diseño exquisito», describe el artista. Lo que más le gusta pintar es la naturaleza. porque desde niño recuerda muchas veces haber ido al campo. En concreto, el paisaje abierto es lo que más le llama la atención. Por su profesión de arquitecto y su formación gráfica como tal, tiene tendencia a «construir temas y dibujarlos demasiado», dice, pero también agrega: «Me gusta mucho la acuarela porque, de hecho, está haciendo lo contrario. «.

Cuando se prepara para pintar con esta técnica, disfruta representando la facilidad del agua, los charcos, las montañas o la profundidad de los paisajes, característica en la que está más comprometido. “Pinto temas que por sí solos pueden no ser de gran importancia, pero ese es el desafío. En un tema sin importancia, transmite el espacio, los reflejos … ”, dice Oliver. “Intento descubrir lo sugerente de ese paisaje y aprovecharlo, no rastrear lo que veo”, propósito. Prefiere tomar un caballete, un lienzo y pintar con sus pinceles en su lugar. Enfatice que al hacerlo, la realidad, los tonos o relieves, se aprecian mucho más. Cuando no puede hacer esto y tiene que trabajar desde su estudio, intenta tomar notas y tomar fotografías para luego recordar lo que vio.

EL DISEÑO LIBRE

Xa Miguel Oliver Ferrer pintar con acuarelas significa relajar la mente y alejarse mentalmente de su trabajo como arquitecto. Con ellos, no maneja el dibujo como una herramienta de trabajo profesional, sino como una diversión. Desde que se incorporó al Colegio de Arquitectos de Barcelona, ​​le han enseñado en materia de dibujo, pero realmente significa para él «divertirse y dejar de lado esa vertiente más profesional del diseño». No es la primera exposición que realiza en Pamplona con la acuarela como técnica. En total fueron cuatro, y el último fue hace varios años porque el trabajo llevaba mucho tiempo en su vida y pudo dedicarlo a la pintura. “Ahora estoy en un proceso de trabajo menos profesional y con más tiempo, con la cabeza más libre y más dispuesto a dedicarme a divertirme con las acuarelas”, dice la artista.

“Hay imágenes que siempre están en mi mente. Las aguas, los paisajes lejanos … A veces ves algo que te fascina y dices: esta es la imagen, intentaré expresar lo que me dice ”, reflexiona Oliver. Aunque la mayoría de las 26 obras que exhibe en la galería Michel Menéndez son paisajes, también hay un tema urbano.

Entre las pinturas podemos encontrar la ciudad de Ujué desde lejos y cubierta de nieve, algunas calles de Pamplona o un edificio en Palma. La ciudad de San Adrián también está pintada, como un paisaje abierto. En este cuadro quería que la vista de la persona que lo miraba fuera directamente al centro del cuadro, a la iglesia. Por lo tanto, las casas no están dibujadas, por lo que no pueden distraer. Los paisajes que más te gustan son aquellos en los que has tenido que utilizar un pincel grasiento para crear los trazos. Utiliza varias dimensiones, pero nunca las pequeñas porque eso «le obligaría a ser detallado» y le gusta describir las formas por su esencia y no por su detalle, «que se ve muy bien en el cuadro de San Adrián», apunta Oliver.

+ Galería Michel Menéndez Del 5 de febrero al 3 de marzo de martes a sábado de 11:30 a 14:00 y de 19:00 a 21:00 domingos y festivos de 12 a 14 horas. Lunes cerrado

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí