La varita de Adrián y Torres

0
7

Debe haber todo tipo de instrumentos en una orquesta. Osasuna-Eibar, con dos entrenadores que ven el fútbol de forma parecida, son partidos cerrados de goleadores cortos y que se desarrollan bajo esa dinámica del fútbol subterráneo. No quiere decir que sea un partido difícil, de hecho Figueroa Vázquez no mostró ninguna tarjeta amarilla, pero que apenas hay elaboración para evitar riesgos. Pases largos, presión en el campo contrario y busca centros y tiros. Raze y Mendilibar acumulado hacia adelante.

El de Berriatua no quiso perder la batalla de los balones aéreos con su amigo de Zaldibar (ciudad que también está a 24 kilómetros). Sus jugadores le avisaron y respondieron, destacando las centrales y un Lucas Torró imperial.

Pero Osasuna y Arrasate querían más. Por eso dieron el paso a los cuartos de final. Herramientas que tenían. Se habían recuperado lesionados y cuando este equipo tiene récords, hay más posibilidades de derribar al rival. Jagoba no quería el punto, estaba buscando más. Mendi prefirió refugiarse en el interior sacando dos de sus delanteros de referencia.

La elección del rojo fue perfecta. Roberto Torres y Adrián López, clase para decidir el juego cerrado. Tenían la varita mágica.

Adrián había vuelto a jugar la semana pasada en Sevilla. No lo había hecho desde noviembre, principalmente debido a sus heridas. Tus minutos fueron preciosos ayer. Se colocó entre líneas para generar el deshielo del Eibar. Con el balón en los pies es capaz de mover defensas y sabe caer al espacio.

Roberto Torres participa ahora desde el banquillo, pero su influencia siempre puede ser decisiva. Primero golpeó el travesaño, tras tocar a Dmitrovic, con un impresionante pie derecho desde fuera del área. Una acción donde, entre otras cosas, había intervenido Adrián.

La maniobra decisiva llegó en el minuto 86. El de Arre realizó un magnífico centro diabólico desde la derecha con la pierna izquierda. Fue asfixiado por la retaguardia guipuzcoana. En el área apareció Adrián, que se dirigió al tiro libre de Budimir. En segunda instancia definió con el pecho.

Arrasate se mostró orgulloso del aporte de los cambios y especialmente de Adrián, un jugador muy querido en el vestuario y ocupado. Tiene el mejor palmarés del equipo y ha sido internacional, pero aún tiene ganas de aportar. Como era de esperar, sus compañeros lo abrazaron cuando el delantero croata marcó el gol de la victoria.

«ESTAMOS MUY FELICES»

El asturiano de Teverga respondió a las preguntas planteadas por el servicio de prensa del club tras el partido. “Estamos muy satisfechos con el trabajo que hemos realizado. Sabíamos que era muy importante ganarle a un rival directo. Sabíamos que si podíamos llegar hasta él, nos daría un gran empujón para los demás partidos ”.

“Fue un partido polémico. En muchas etapas hemos ido un poco mejor. Al final, peleando y rematando, conseguimos estos tres puntos que nos hacen muy felices ”, añadió. “El equipo está llegando. Debemos seguir así ”.

Adrián tuvo palabras para la afición. «Sabemos que están sufriendo ya que estamos en las posiciones allí, pero ciertamente han estado muy felices».

Te puede interesar

Te puede interesar

Te puede interesar

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí