Osasuna se enfrentará a la firma de Calleri si logra la permanencia

0
11

Osasuna tiene un ojo puesto en la temporada 2021-22 por si consigue la suspensión. El concurso debe decidirse con 16 días de antelación, pero al mismo tiempo trabajar en la planificación. Uno de los nombres que ha marcado el departamento de deportes en su hoja de ruta es Jonathan Calleri. Siempre, en el caso de la consumación de la salvación.

La idea es acercarse a su firma por el rendimiento deportivo que ofrece y tras conocer de boca del protagonista sus ganas de seguir en rojo. Calleri ha indicado repetidamente en una entrevista con este diario el jueves que quiere continuar. «Quiero quedarme. Si la dirigencia puede hacer un esfuerzo, estaría encantado. Corro todos los años de club en club. Un lugar donde me siento cómodo, cómodo y puedo actuar es Osasuna», anunció sin rodeos.

Calleri reflexionó sobre conocer la filosofía, los valores del equipo en el terreno de juego y la potencia del bloqueo navarro en el vestuario. Tiene un ADN rojizo. Palabras gustadas en el club. La idea que el propio atacante transmitió internamente fue reforzada públicamente. Los fanáticos también mostraron su satisfacción en las redes sociales por el paso que han dado ahora. Quiere quedarse y Osasuna quiere que se quede. ¿El problema? No es fácil.

Te puede interesar

FUNCIONAMIENTO COMPLEJO

Cuando intentes cruzar ese puente tendrás que superar varios obstáculos. La principal es el contexto en el que operará el club, que deberá negociar con un fondo de inversión británico. Calleri, como recordó en la entrevista, pertenece a un grupo empresarial esto determina tu futuro. Su membresía expira en 2023.

Grupo estrella Lo fichó a principios de 2016 luego de triunfar en Boca Juniors y relevar al propio Diego Armando Maradona de su asiento con algunos goles. La red de la isla pagó $ 12 millones (€ 10 millones) por él. Es, de hecho, la séptima venta más grande de la historia del club Bombonera tras Gago (al Real Madrid, 27 millones), Tévez (al Corinthians, 20), Samuel (al Roma, 19), Balerdi (al Dortmund, 18). ), Banega (en Valencia, 18) y Riquelme (en Barcelona, ​​13).

IR AL CLUB POR AÑO

Estuvo a punto de ir al Inter, quien dio marcha atrás en la transacción, trascendió, cuando vio que su propiedad pertenecía a un fondo de inversión y no a Boca. Calleri se fue a Sao Paulo y de allí a Europa. Acude todos los años al club: West Ham, Las Palmas, Alavés, Espanyol y ahora, a los 27, Osasuna. Casi ninguna pretemporada lo hace. En Vitoria, tras un año brillante con 9 goles, ya ha manifestado su deseo de quedarse. Ahora, sus palabras en Pamplona son más fuertes y resuenan con más fuerza. El club albiazul no pudo recuperar su propiedad en ese entonces.

El último precio conocido a Osasuna por Calleri es de 20 millones, una cantidad que en ningún caso nadie considera vinculante. Hay que tener en cuenta el contexto de crisis en el que se mueve hoy el fútbol. Transfermarkt, sitio de referencia de precios a valor de mercado, lo valora en 5 millones.

Está claro que el grupo emprendedor querrá obtener una rentabilidad económica de esos 10 millones que ha invertido, de los que ha recuperado gran parte en los traspasos de las distintas empresas. Osasuna no tuvo ningún coste. Venía de una temporada regular con el Espanyol y eso lo devaluó para ganar la incorporación tras la lesión de Chimy.

En el club, la operación es complicada, pero no imposible. La Royal Society, por ejemplo, ya logró retener a Willian José cuando lo adquirió en similares circunstancias del mismo fondo. En 2016, los habitantes de Donostia pagaron 6 millones por el 70% de sus derechos.

Las fórmulas aún no se proponen. Solo hay una declaración de interés, en detrimento del conocimiento del futuro deportivo del equipo. El verano pasado, Osasuna avanzó con una estrategia similar para conseguir el fichaje de Estupiñán. Ofreció 5 millones por el 50% de los derechos de Watford, sabiendo que a la larga ganaría en términos deportivos y económicos. Como se sabe, el ecuatoriano finalmente ha fichado por el Villarreal a cambio de unos 15 millones por el 75%.

Calleri lleva cuatro goles en 16 partidos. Su estilo se ajusta como un guante. En el mercado de fichajes del pasado invierno, un club puntero del segundo inglés, el Championship, se interesó por el de Buenos Aires.

LA OPCIÓN BUDIMIR

En Osasuna tampoco se descarta la opción de que Budimir pueda continuar. El croata pasa a otra etapa. Está cedido por el Mallorca, segundo líder, por 270.000 euros. Hay una opción de compra de 8 millones. Son cifras que el club nunca ha logrado en una operación hasta ahora. El delantero tendrá el escaparate de la Eurocopa que disputará con su selección en junio.

Logró anotar cinco goles en 14 partidos. Se confirmó como un acierto más de la dirección deportiva liderada por Braulio Vázquez. El aficionado sueña con la salvación y ve a Budimir, Calleri y Chimy. La pregunta es qué les pasará en el futuro.

Empresa de fútbol con sede en Maldonado

La red que gira en torno a Maldonado nació en 2009, año en el que se convirtió Sociedad deportiva. Un modesto club uruguayo fue elegido por dos empresarios británicos para hacer sus negocios. Se trata de Malcolm Caine y Graham Shear, implicados en el traslado fraudulento de Carlos Tevez al West Ham en 2007. Uno es dueño de un caballo de carreras y el otro es un abogado de nombre en Londres.

Un modesto equipo de fútbol, ​​ahora en Primera División, acabó facturando millones de euros para las idas y venidas de jugadores de talla mundial. Eso sí, nunca defendieron la camiseta de Maldonado, una especie de club de pantalla donde depositan los derechos federativos de los jugadores. Mera trámite para respetar la legalidad.

GRUPO STELLAR Y URUGUAY

La otra parte del plan está en el Reino Unido. Stellar Group, que administra Maldonado, tiene su sede en Londres. Es quien posee la propiedad Calleri. Jonathan Barnett lidera la agencia, otro objetivo empresarial, que tiene a Gareth Bale en sus filas. Los movimientos clandestinos para estimular los movimientos de transferencia contaron con los actores necesarios.

No es casualidad que Uruguay sea el país elegido como centro de operaciones. Allí la carga fiscal es menor que en otros lugares del medio ambiente. Se estima un ahorro fiscal del 40%. Sin embargo, el gobierno nacional ha elevado la tasa a pagar en este tipo de operaciones del 4% al 12,15%. Lejos del 35% que se pagaría en Brasil o Argentina. Gustavo Arribas, representante de Stellar en Latinoamérica, es el encargado de mover los chips.

Por ejemplo, el pase Calleri se hace entre clubes, como exige la ley, pero en realidad no ha pisado la ciudad uruguaya de 60.000 habitantes. Cada temporada ingresan una cantidad para las asignaciones. En el caso de Osasuna, solo pagó la ficha. Así, Caine y su equipo amasan una fortuna a pesar de ejemplos aislados como el de Hernán Toledo. Estuvo en el fútbol europeo, no se ha puesto al día, y ahora juega en Maldonado porque no tiene nivel. Este no es el objetivo.

Willian José, Álex Sandro o Allan son los casos más conocidos con raíces en Maldonado. La Real Sociedad pagó al club 6 millones por el 70% de sus derechos. Ahora ha dejado a Wolverhampton en el mercado de fichajes de invierno cedido con una cláusula de rescisión. Curiosamente, porque el club donostiarra tuvo que pagar una penalización del 30% sobre el total de la oferta si la rechazaba. Y Maldonado sigue teniendo ese 30% de su pase.

El traspaso de Álex Sandro al Porto por casi 10 millones en 2011 fue otro gran hito en este negocio del fútbol llevado al extremo que corren los satélites que mueven los hilos en torno a Maldonado.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí