Osasuna vuelve a ganar a domicilio cinco meses después (0-1)

0
14

La tormenta perfecta estalló en Valencia. Fue tomando forma, hinchándose y creciendo para coincidir con los favorables resultados de los rivales directos en la lucha por la permanencia. también Osasuna, que acababa de ganar hace una semana y confirmó sus síntomas de recuperación, podría hacer su parte para acelerar las cosas. Al equipo de Arrasate todo salió bien. Exhibió mucho por su parte porque supo marcar el fútbol muy rápido de la Levante, aprovechó uno de sus dos disparos a puerta para convertir un gol y se apoyó en el juego con la destacada actuación de su portero. Si siempre puedes encontrar un pero en noventa minutos, Sergio Herrera Ayer le dio un impulso perfecto. Dos paradas excepcionales en la primera parte evitaron el doblete del Levante y en la segunda, en el colmo de la fantasía de un portero, desvió un penalti a uno de los jugadores de moda de la liga, Morales.

Sergio Herrera fue el gran protagonista, pero no disminuyó el papel de Budimir, el goleador que también fue decisivo. El delantero croata se está convirtiendo en el delantero del equipo y siempre asocia su presencia a la oportunidad de marcar. El croata formó parte del grupo de agitadores que Arrasate sacó al campo en medio de la segunda parte y que accedió a su aparición. Budimir estaba en el lugar correcto, esperando conectar con Kike Barja, otro suplente, y el centro juvenil fue rematado a la red por el delantero -su pie izquierdo no estaba limpio, pero el gol fue perfecto- con una dosis de suerte. suficiente para acompañar a los campeones. Un postre para un partido con más emoción que un partido, como suele ser habitual en los octavos de final de Liga.

La avalancha de acontecimientos de ayer revivió aún más la situación de Osasuna en la clasificación, que está a cuatro puntos del descenso y confirma que hay una reacción real. En el momento adecuado volvió a ganar y eso es una buena señal.

El primer plan de Osasuna ante el Levante era no perder el puesto y, basado en el orden y la cohesión -jugadores muy cercanos en la tarea de defender- no caer en las trampas de un rival que prefiere el desorden y al que sabe buscar. vida él mismo tan pronto como encuentra un espacio sin dueño, listo para ser ocupado. La idea fue un encuentro con el libro de tácticas aprendidas y sin concesiones, y el planteamiento salió porque Sergio Herrera fue fundamental en dos lanzamientos del Levante que se fueron por dentro. En el primero, saltó como un gato, enviando el cabezazo de Malsa a la esquina -el único ataque aéreo con victoria visitante-; y en el segundo, fue su pie el que recibió un disparo casi a quemarropa de Duarte, en otra acción de enredo por detrás. Herrera comenzó a ganar su papel destacado, que luego se convirtió en una celebridad.

Dentro de la severa distribución de misiones decidida por Arrasate, Moncayola Pudo hacer su primer guión, el rigor detrás de la valla, y también volar como un espíritu libre. Con Lucas Torró como su mediocampo ancla específico, el equipo juvenil desató su poder para aparecer en posiciones ofensivas en ambos lados, más como asistente que como rematador. Sin embargo, en esta segunda misión firmó el único remate de los rojillos entre los tres palos y una oportunidad solitaria en la primera mitad. Moncayola utilizó su fuerza para golpear el balón a media altura en un gesto difícil y obligar a Aitor, el portero local, a intervenir. Fue la presentación aislada del juego de ataque de los rojillos, que partieron de la segunda parte con más aire y menos problemas que los vividos en la mitad de la primera parte, porque el Levante ha dejado de tener la pelota durante mucho tiempo y cuando no es. ellos, ellos no sabían qué hacer.

Arrasate y Paco López se retaron en la segunda parte tras las sustituciones, retocando cada uno a su equipo desde los hombres del banquillo. Osasuna no estuvo mal en la segunda parte, con oportunidad incluida para Íñigo Pérez, aunque la aparición de Morales, Bardhi y De Frutos supuso el dominio local. Arrasate respondió con Budimir, Kike Barja y Manu Sánchez sobre el césped, y con tres minutos sobre el terreno de juego de los dos primeros se armó el partido de gol. Ni siquiera cinco minutos pudieron disfrutar sin miedo los rojillos porque un penalti de Juan Cruz, por haberse lanzado a una pelea en una acción tan entusiasta como inútil, anunciaba lo peor. Sergio no tembló y rechazó el lanzamiento de Morales. También hizo una dedicatoria. Es el privilegio reservado a los héroes.

Ficha de datos:

0 – Levante: Aitor, Miramón (Son, m.86), Duarte, Vezo, Toño (Clerc, m.82), Malsa, Rober Pier (Bardhi, m.63), Radoja, Rochina (De Frutos, m.63), Sergio León (Morales, 63 m) y Dani Gómez.

1 – Osasuna: S. Herrera; Nacho Vidal, Aridane, David García, Juan Cruz; Moncayola (Unai García, c. 87), Torró, Íñigo Pérez (Manu Sánchez, c. 71); Roberto Torres (KIke, m, .71), Calleri (Budimir, m.71), Rubén García (Oier, m.81).

Objetivo: 0-1, m. 74: Budimir.

Árbitro: Santiago Jaime Latre (C. Aragonés). Amonestó a Toño por Levante y Calleri y Moncayola por Osasuna.

Accidentes: Partido correspondiente a la jornada 23 de LaLiga Santander, disputado en el estadio Ciutat de València sin espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Enrique Pérez ‘Pachín’, ex técnico del Levante y exjugador del Osasuna y Real Madrid fallecido esta semana.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí