Un vecino de Pamplona que ocupaba ilegalmente un terreno fue acusado de maltrato animal.

0
9

Agente del SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil de Navarra acusó a un pamplonés de 45 años como presunto responsable de peleas de gallos por delitos de maltrato animal.

Los agentes debieron actuar en el área metropolitana de la Cuenca de Pamplona por el ataque de un perro a una persona. Una vez capturado el animal, los guardias civiles verificaron que carecía de chip de identificación y vacuna obligatoria contra la rabia. Mientras investigaban los hechos, lograron ubicar a su dueño en terrenos ocupados ilegalmente, informó la Guardia Civil.

En esa historia, el presunto culpable tenía otro perro que también carecía de un chip de identificación y una vacuna obligatoria contra la rabia. En el mismo terreno existía un recinto clandestino donde en su interior se podía apreciar la presencia de tres gallos de raza inglesa y una gallina.

A uno de estos gallos le amputaron el peine, el mentón, las orejas y las espuelas afiladas, preparación que se suele hacer para las peleas de gallos ilegales. Este mismo gallo tuvo la pérdida del ojo derecho y su dueño no justificó quién ni por qué se llevaron a cabo estas mutilaciones, por lo que se realizó una investigación como presunto autor de un delito de maltrato animal.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí