Martes de Carnaval sin momotxorros en Altsasu

0
11

Nochebuena del Miércoles de Ceniza, momotxorros, sorgiñas, akerra, juantanproso, maskaritas y otros personajes de la Carnaval rural de Altsasu no saldrán a la calle. Y es que no hay buenos momentos para las celebraciones y mucho menos para esta gran celebración, una catarsis colectiva repleta de símbolos en la que poner orden es una tarea imposible. Pero el Altsasu maskarada todavía está presente de otra manera, en exposición de dibujos y artesanías del cuerpo estudiantil Colegio público Zelandi, Iñigo Aritza Ikastola y Sagrado Corazón organizado por los apymas de los centros junto con comisión de carnaval. Se puede visitar hasta el 21 de febrero.

Lo cierto es que esta fiesta, declarada de interés turístico de Navarra, se ha convertido en una seña de identidad de Altsasu, un patrimonio inmaterial que la comisión carnavalera quiere traspasar a las nuevas generaciones a través de esta exposición, diferentes perspectivas sobre el carnaval. Su inauguración suele ser el inicio de la cuenta atrás de las celebraciones, una tarde en la que los personajes salen de su letargo y bailan la ‘Momotxorroen dantza’, la primera de muchas otras que tienen lugar los martes, cuando la procesión para a bailar. También hay un carnaval txiki con todos los ingredientes.

Este año sería el 40a edición de un espectáculo sin guión, un día en que Altsasu sale a la calle para renovar un ritual ligado a un pasado agrícola. Y es que esta fiesta se recuperó en 1982, cuando un grupo de altsasuarras decidió plasmar los recuerdos que transmitían los mayores de la ciudad a Enrique Zelaia en los años 60 mientras los Akordeolari estudiaban cocinar en la cocina con música Altsasu. “Me hablaron del momotxorro, un personaje salvaje con cuernos, narru y sangre”, recordó ayer Zelaia. «El carnaval de magma se completó con innumerables personajes de ambos carnaval ritual primitivo como ereintza o siembra y juantranposos así como incorporaciones posteriores como maskaritas, matrimonio y muchas otras ”, explica.

Recogida la información, busco el momento adecuado para sacarla a la luz. «El momento oportuno llegó en 1975, con la muerte del dictador, pero tuvimos que esperar unos años más para que la situación se calmara un poco», observó Zelaia.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí