1,4 millones de euros para reformar la depuradora de Estella este año

0
9

El gobierno de Navarra, a través del sociedad anónima Navarra de Infraestructuras Locales SA (NILSA), ha subcontratado las obras de reforma y mejora de la línea de fangos de Planta de tratamiento de Estella, que tendrá un presupuesto de 1.427.565,83 euros y se prevé que esté finalizado a finales de año.

El plazo de presentación de ofertas, que comenzó este martes, permanecerá abierto hasta el 5 de marzo. La acción consiste en la remodelación de los espesadores, el edificio de desagüe, los tanques de almacenamiento, el depósito de desbordamiento y el centro de control de motores. Se prevé que la duración de las obras sea de 8 meses.

Las obras parten de una reforma integral de la línea de fangos, realizada en 1994. Es la zona donde los fangos o sustancias orgánicas extraídas del agua sufren un proceso de deshidratación necesario para su posterior gestión y tratamiento en centros especializados, lo que permite transformar los lodos en productos con aplicación directa en la agricultura, informó la Región.

Esta remodelación se financiará a través de la tarifa higiénico-sanitaria que gestiona NILSA, empresa anexa al Departamento de Cohesión Territorial y encargada de la depuración y saneamiento del agua. La depuradora seguirá siendo gestionada y operada por la Mancomunidad de Montejurra, en virtud de los convenios que NILSA tiene con diversas autoridades locales.

El trabajo se realizará en varias fases, partiendo del centro de control de motores; continuar en los tanques de almacenamiento, espesadores y sistema de centrifugación temporal, edificio de deshidratación; y una fase final de acometidas, puesta en marcha, urbanización, jardinería y señalización.

RENOVACIÓN DE EQUIPOS PARA DESHIDRATAR LOS LODOS

El proyecto consiste en la remoción del puente actual, la pasarela metálica y la reparación del hormigón para luego cubrirlo con una resina aislante. Además, se instalarán cubiertas con ventanas de inspección y tuberías de desodorización.

El material luego pasa a un edificio de deshidratación, donde el lodo se seca completamente mediante dispositivos centrífugos. Las obras consistirán en el desmantelamiento de todo el equipamiento actual, en la modificación de los pozos para albergar futuras bombas y en el acabado del revestimiento interior para dotarlo de pavimento industrial antideslizante y repintado. Para no interferir con el funcionamiento de la línea y poder operar dentro del espacio, se dispondrá de una unidad temporal en el exterior del edificio antes del inicio de estas obras.

En cuanto al almacenamiento de lodos deshidratados, se dispondrá de dos nuevos tanques de almacenamiento con un diámetro de 7,25 metros y un volumen total útil de almacenamiento de 330 metros cúbicos (165 metros cúbicos cada uno).

Además, se instalará un nuevo centro de control de motores, alejado del área de centrifugación para que sus gases corrosivos no lo afecten. Este edificio tendrá una planta rectangular de 11,50 metros por 6 metros, sobre la que se erigirá una cubierta en paneles prefabricados, coronado por una capa de compresión, y el correspondiente sistema de impermeabilización. En el interior habrá tres cajas con los diferentes cuatro eléctricos.

NUEVAS PLANTAS DE TRATAMIENTO EN TIERRA ESTELLA

Durante el pasado año, NILSA ha puesto en marcha nuevas plantas de tratamiento en la zona de Tierra Estella para centros como Cabredo, Igúzquiza y Torres del Río, dando más tratamiento a los valles del Alto Ega, en torno al río Ega, y Aguilar, en torno a Linares.

Estas acciones se incluyen en la línea de trabajo para dotar de sistemas integrales de saneamiento a poblaciones pequeñas o zonas rurales dispersas que aún utilizan fosas sépticas para tratar sus aguas residuales.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí