Inicio Actualidad 25 años de jurado popular, no exento de críticas y pedidos de...

25 años de jurado popular, no exento de críticas y pedidos de reforma

Los 25 años que entró en vigencia han consolidado esta figura jurídica, no exenta de críticas y pedidos de reforma

De 12.500 casos fueron juzgados por ciudadanos en los 25 años que Jurado ha estado en vigor. Aunque el jurado popular es una figura consolidada en España, los abogados, fiscales y jueces que trabajan con él día a día creen que ha llegado el momento de retocarlo. En general, consta de nueve hombres y mujeres elegidos Por sorteo son los que deciden sobre la culpabilidad del imputado, pero es entonces el presidente del tribunal quien fija la sentencia.

Así funciona el modelo español, que este lunes cumple un cuarto de siglo, aunque la norma se publicó seis meses antes en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Por ello, los representantes de las distintas áreas de la justicia agradecen el uso de esta ley. En general, coinciden en que funcionó bastante bien.

BELLOCH, EL ARTIFICIAL Juan Alberto Belloch fue ministro de Justicia en 1995 y fue artífice de una norma ya prevista en la Constitución, que no impidió que «todos miraran para otro lado cuando surgió la cuestión», recuerda: «Fue una especie de tabú porque generaba dificultades para casi todo Crónica de Navarra: jueces, secretarios, fiscales … Tenía críticas brutales y superarlo fue bastante complicado, como casi todo en esos años ”.

Magistrado en activo de la Corte de Zaragoza, Belloch explica que se eligió un modelo inspirado en la ley que ya existía en la República y cree que a los 25 uno de los homenajes que se podría hacer es reformarlo para adaptarlo a la realidad. Ahora vive la ley no como el ministro que la presentó al Congreso, sino como su albacea, y llega a la siguiente conclusión: «A veces el jurado se equivoca, pero más o menos igual que el profesional».

No ve ninguna razón urgente para sacar del sistema de jurados populares casos que han estado fuertemente en los medios de comunicación e insiste en que quienes lo componen siempre son reticentes cuando entran, pero terminan siendo «los defensores más acérrimos» de esa figura. «Lo que importa es que las personas sean honestas, honestas y equilibradas, y no que tengan más o menos experiencia o educación», concluye Belloch.

LOS NÚMEROS Un informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) pone 12.438 procedimientos judiciales del jurado que hasta 2019 ingresaron a los tribunales, incluidos 354 por problemas de violencia doméstica. Ha habido una tendencia a la baja en los casos registrados desde 2002, aunque ha habido una recuperación en los últimos tres años.

Para las comunidades autónomas, si tenemos en cuenta la frecuencia de los jurados populares por cada 100.000 habitantes, Canarias y Galicia encabezan la lista, con 39,3 y 35,6 respectivamente, frente a los 17,8 de Extremadura. 18,4 de Aragón y 19,4 de CAV.

Según el informe, se dictaron 7.657 condenas en casos de jurado y, de estos, el 89,7% fueron condenas, más del 84% en procedimientos sumarios y el 81% en procedimientos abreviados. En el caso de los casos de violencia contra la mujer, las penas ascienden al 95,9%.

a favor Este juez explica la desgana que tuvo al principio, pero como muchos otros «conversos» se cayó de su caballo, como Santiago, y después de los más de 20 jurados que presidieron la Audiencia de Madrid, se fue convenciendo cada vez más de las ventajas de este. figura, que tiene una «enorme ventaja: acerca la justicia al ciudadano».

De los 20 juicios con jurado que presidió, solo uno no estuvo de acuerdo con el veredicto. Pero Cubero también cree que esta opción tiene algunos inconvenientes. Aunque aboga por aumentar la cuota diaria de jurados, cree que es caro y lento. Este juez es partidario de excluir de la lista de delitos que un jurado puede juzgar malversación de fondos porque «es muy táctico», argumenta. Por el contrario, apoya la inclusión de delitos de carácter sexual.

Reconoce que el acceso a Internet y medios que no ofrecen exactamente información verificada no beneficia a los jurados, ni a la presión de los medios en el presente caso. «Es cierto que los jurados son más sensibles y más fáciles de manipular por esta presión, pero también más permeables a los sentimientos sociales», añade.

Otra de las reformas que plantea Cubero es sacar de la jurisdicción de los casos con jurado con dos o más imputados por su dificultad. Sin embargo, este juez, con 34 años y diez meses de carrera, cree que el español medio está preparado para incorporarse a ese tribunal.

Isabel Gómez es la fiscal general de Cuenca y también juzga positivamente al jurado, porque le parece «una buena forma de involucrar a la ciudadanía en el sistema judicial».

Sin embargo, también apoya algunas reformas para revisar el catálogo de delitos a perseguir. «El robo o la falta de reparación tal vez debería canalizarse a través de otro proceso procesal más ágil», dijo.

Gómez asegura que la experiencia demuestra que los jurados, reacios a participar porque lo ven como una «carga», actúan con sentido de responsabilidad «y sus decisiones están en última instancia en consonancia con las de los tribunales técnicos». Y este fiscal entiende que la mayor o menor cobertura de un tema «no debe dar por sentada la contaminación ni la idoneidad de los jurados».

la alternativa del sistema mixto Menos entusiasmado con esta figura es Miguel Camacho, más comprometido con un sistema de jurado mixto formado por ciudadanos laicos y personas con más conocimiento de la justicia: profesores, peritos, jueces jubilados …

«Sí o sí, eliminaría la corrupción o la infidelidad en custodia de documentos de la lista de delitos e incluiría delitos sexuales como la violación», señala.

Camacho cree que el ciudadano medio no está dispuesto a actuar como jurado porque «no controla» muchos aspectos técnicos y legales «y no está calificado para justificar el tema del veredicto.

Este abogado señala la contaminación mediática que pueden tener los jurados, por lo que, en su opinión, deberían estar «verdaderamente aislados» desde el inicio del juicio. También es partidario de «concentrar» el proceso en el menor tiempo posible.

versus «No me gusta ser abogado», responde Federico Acaso a la pregunta sobre la figura del jurado. “Si bien reconozco que la justicia debe venir de pueblo a pueblo, la verdad es que depende de la opinión profana”, agrega.

También piensa que el ciudadano medio no está preparado para ser jurado. “En un juicio intervienen una infinidad de factores y el juez tiene la obligación de tenerlos todos en cuenta”, explica. “Sin embargo, la gente, el profano, solo consigue uno o dos, los que más le gustan”, dice este abogado para insistir en que la mayoría de la gente tiene un desconocimiento total de la justicia.

Y más que reformas en las leyes, este abogado habría recurrido a otros antes. «No hay asignatura en todos los estudios de derecho primario», se queja. «No se puede ir a juicio con esa laguna jurídica, porque un abogado experto puede halagarlo», concluye.

.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

El rigor de Casemiro no se ha visto en televisión. ¿Porque?

En el descuento del partido de Pamplona hubo una jugada que pasó muy desapercibida porque la repitieron solo una vez y con un disparo...

Atrapados en Pamplona – AS.com

Las autoridades del aeropuerto ya han confirmado al Real Madrid, tras el encuentro celebrado a las 14:00 horas de ese domingo, que el equipo...

Los pamploneses disfrutan de la nieve, que casi no deja accidentes en Pamplona este fin de semana

Este domingo, los habitantes de Pamplona disfrutaron de la nieve que dejó Filomena, que cayó durante toda la jornada de ayer. La nieve...

Recent Comments