Inicio Actualidad 456 nuevos positivos el jueves, el comienzo de las nuevas restricciones

456 nuevos positivos el jueves, el comienzo de las nuevas restricciones


Navarra inició este jueves las nuevas restricciones para frenar la Avances del covid-19 en la Comunidad Autónoma. La implementación de las medidas coincidió con el día en que se anunció el mayor número de casos, con 593, correspondiente al día anterior, mientras que el jueves las nuevas infecciones se redujeron a 456, pendiente de la cifra oficial que se anunciará hoy. En este momento, el número global de positivos registrados desde el comienzo de la pandemia es de 27.397.

Tudela Este, con 31 positivos, estuvo ayer en la cima de la lista por zonas de salud. Les siguieron Larraga, con 18, Tudela Oeste, con 15, y Cadreita y Murchante con 14.

Además, a primera hora de la tarde se comunicó la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, que refrendó las medidas adoptadas por la Diputación.

A diferencia del encierro anterior, a pesar del cierre de la actividad hotelera, a última hora de la mañana las calles del Casco Antiguo de Pamplona estaban bastante transitadas. Los cafés, refrescos y bollos que solían tomarse en las mesas de los cafés y bares, con el favorable clima matutino, fueron trasladados a los bancos de las plazas de la capital navarra. Es que a pesar de no poder utilizar el espacio de sus interiores, algunos establecimientos decidieron vender bebidas no alcohólicas y comida para llevar.

Café y comida para llevar Este fue el caso de la Heladería Elizalde de la calle San Nicolás, Jorge Elizalde quien reconoció que venían los clientes habituales, y también «algunos nuevos también, que andan dando vueltas y viendo qué hay abierto». Pese a ello, confesó que están vendiendo menos y en cuanto al ambiente que se respira en la calle, dijo que se ve «mucho más triste, más vacío y no se ve tanto movimiento como otros días».

Una idea en la que también coincidió María Ángeles Elizalde, del bar Juanito de la Estafeta, quien reconoció que «todavía hay movimiento, pero hay menos tráfico» y señaló que las personas que tienen que ir a trabajar «se mueven igual. » «No están los clásicos jubilados que vienen a almorzar, como ya sabían que iba a cerrar, no vienen», agregó. Pese a ello, los clientes habituales no fallaron y manifestaron que de inmediato comenzaron a preguntar si aún están abiertos. En concreto, Elizalde relató el caso de Daniel, «un aficionado a nuestras croquetas que ya ha venido a recoger su ración».

Además de ofrecer café, pintxos y mantecados para llevar, Elizalde Ice Cream también hace tortillas por encargo. De hecho, según relataron ayer, recibieron una llamada de varios clientes para preguntar por posibles pedidos. En este punto, precisó que «lo que pasa es que son tortillas muy grandes y el problema es que ahora como las reuniones no se pueden hacer con más de 6 personas, es complicado».

A pesar de ello, con la experiencia adquirida durante el encierro y las herramientas habilitadas para la venta durante este período, «cuando activamos la tienda en línea si hicimos paquetes con medias tortillas y ahora lo estamos volteando para preparar algo para los fines de semana nuevamente. Aunque era el primer día de restricciones, reconoció que ahora mismo están «aterrizando, para ver cómo se comporta la gente y nos estamos preparando para actuar de una forma u otra». «

Sobre la situación actual, confesó que ha sido un «gran» palo para todos, pero «la mayoría de nosotros hemos cumplido con la normativa desde el primer día y desde el minuto uno». En esta línea, agregó que en sus locales limpian sillas y mesas, y cada vez que los clientes se levantan «los obligamos a desinfectarse las manos y los obligamos a ponerse una mascarilla. Estamos constantemente en conflicto con ellos porque estamos actuando como policías, de trabajadores de la salud o de psicólogos «. Además, aclaró que «desconocen el esfuerzo físico, mental y económico que hemos realizado para seguir con los negocios abiertos». Por otro lado, aclaró que en estos momentos están teniendo menos ingresos y el cumplimiento de esos estándares los ha llevado a «tener más personal, porque la desinfección de mesas y sillas ahora requiere más esfuerzo y más tiempo». En cuanto a las restricciones, advirtió que «no son realmente conscientes del daño que están causando y seguramente son innecesarias».

El bar Juanito también ofrece la opción de adquirir alimentos para consumir en casa. En esta línea, María Ángeles Elizalde ha explicado que “la mayoría viene a cobrar, porque en el otro encierro era diferente, pero ahora también es bueno que salgan y tengan algo que hacer mientras vienen a cobrar”. En cuanto se enteró del cierre del negocio hotelero, Elizalde pensó que a través de la ventana de su local podría servir para llevar. En el encierro, reconoció que «los agarró un poco de holgazán, pero esta vez nos hemos dicho que no podemos morir, hay que luchar».

Para seguir luchando también, Asador Aralar de la calle San Nicolás ha decidido mantener sus puertas abiertas para que sus clientes puedan seguir disfrutando de sus comidas en casa. Según explicó el gerente del restaurante, Alberto Díaz, en la madrugada de ayer ya habían recibido llamadas preguntando si aún estaban abiertos y finalmente han optado por abrir porque «hay gente que no come en casa todos los días por trabajo, o porque se mudan». . Al menos las recogen y luego las llevan al trabajo o ahora he visto a algunas personas comiendo en los bancos ”, dijo. Pese a ello, aclaró que esperan movimiento, pero «no es lo mismo que comer una comida cómoda en un restaurante, en un bar o en una buena terraza».

Baja ocupación en hoteles A pesar de las nuevas medidas, los hoteles pueden permanecer abiertos y contar con sus restaurantes para alimentar a sus clientes. Los hoteleros reconocen que han notado una caída significativa en la ocupación. En esta línea, la directora de Maisonnave, Esther Sanz, dijo que a pesar de mantener la parte de catering para los clientes, «todas las personas que están trabajando en la cafetería están en ERTE. Solo ha quedado el jefe de cocina, que es un Little es el gerente. de la cafetería y el restaurante, y él es quien hace la comida y luego atiende a los clientes «.

Respecto a las restricciones, dijo que «es un poco lamentable que tengamos que estar así por las medidas que el Gobierno ha puesto en el punto de mira de la industria hotelera». Respecto a la ocupación actual del hotel, ha manifestado que han tenido cancelaciones porque «el cliente que viene por turismo no puede entrar ahora a Navarra» y que de momento siguen abiertos, pero «esto es semana a semana y no es Descartamos ese cierre si tenemos muchas anulaciones y muy pocas reservas. Pero este y cualquier otro hotel de Pamplona estamos en la misma situación ”. En concreto, en el mes de octubre anunció que “la ocupación está al 12% cuando solemos tener el 90%”.

El ambiente que se respiraba era similar en el hotel Tres Reyes. Según ha explicado la trabajadora del hotel, Beatriz Pedraza, han tenido cancelaciones por parte de clientes que pensaban venir ahora o que se estaban quedando han decidido irse antes. Además, agregó que todo Crónica de Navarra se reserva para trabajar y aproximadamente, la ocupación está al 25% estos días. Aunque las previsiones no son buenas, «la idea es seguir abiertos porque hay clientes que tienen que venir a Pamplona por motivos justificados y darles ese servicio», reconoció.

Estación de autobuses de medio gas La estación de autobuses de Pamplona tenía muy poco tráfico. Desde entonces, los viajeros tienen menos horarios para viajar fuera de la Comunidad Autónoma. Desde La Burundesa, Arantxa ha explicado que “se quedan los que van por estudiantes y trabajadores, y se reducen los horarios de fin de semana”, pero que se mantiene la frecuencia de los autobuses a los municipios de Navarra. En cuanto a las ventas, reconoció que «han bajado un poco, pero la gente no viaja por turismo en esta época del año y se nota que tiene un poco de miedo a viajar». Los buses «van por el mismo camino, nos preguntan mucho si los conductores te piden algún papel y no te piden nada. Ese no es su trabajo». En la tienda Old Station expresaron que por ser el primer día no hay mucho tráfico pero sí perciben que durante la pandemia las ventas han bajado aproximadamente un 70%.

«La calle se ve mucho más triste, más vacía y no ves tanto movimiento como otros días»

Jorge Elizalde

Heladería Elizalde

«Esta vez nos hemos dicho a nosotros mismos que no podemos morir, que debemos luchar»

Mª Ángeles elizalde

Bar Juanito

«Llevar comida a casa no es lo mismo que comer cómodamente en un restaurante o bar»

Alberto Díaz

Parrilla Aralar

«Aproximadamente, tenemos una ocupación del 25% durante estos días»

beatriz pedraza

Hotel Tres Reyes

«En el mes de octubre, la ocupación es del 12% cuando normalmente tenemos el 90%»

esther sanz

Director del hotel Maisonnave

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Albéniz, Gual: el pasado no vale

Centennial Anniversary El fútbol siempre ha vivido cerca de los resultados. Lo que hiciste antes importa poco. El dicho es correcto: "Los...

Llega la primera nevada al País Vasco

Llega la primera nevada al País Vasco

Alcalde Maya, a expensas del PSN para ahorrar presupuesto

Actualice su navegador para una mejor experiencia de visualización. Le recomendamos que actualice su navegador a...

Recent Comments