Inicio Deportes Almeida baila en el vals de Madonna di Campiglio

Almeida baila en el vals de Madonna di Campiglio


Él Giro era una tortícolis, las vértebras doloridas de tanto mirar hacia arriba antes de partir en busca de Forcella Walloon, Monte Bondone, Passo Durone y Madonna di Campiglio, una eternidad en las crestas de los Dolomitas. Allí en las alturas se juega la carrera de subsistencia. Donde la nieve no es una entidad extraña, sino la decoración blanca de la corsa rosa, que entra en la zona roja. Cuando subes tan alto, inevitablemente miras al suelo, al volante. Cuando los colosos aparecen en todo su esplendor, cuando las escaladas son dañinas y lastiman el alma después de pasar por las fibras musculares e incluso los huesos, los ojos caen al asfalto, como una oración. Mejor no mirar hacia arriba para que uno no se desmoralice. En ese ambiente de supervivencia, donde resistir es ganar, el espejo retrovisor de ¿Recuerdas que se centra en Pantani agrediendo a Madonna di Campiglio?.

El pirata a bordo. Pantani descubrió esa cumbre para Crónica de Navarra el 4 de junio de 1999. El Giro fue suyo. Ese día, sin embargo, de alguna manera murió cuando se supo que excedió el límite de hematocrito. Madonna di Campiglio fue su tumba. La lápida, el hotel La Rose en Rimini en 2004. Años después, Mikel Landa, otro ciclista libertario, con ese estilo que se asemeja visualmente al de Pantani, subió a lo más alto en 2015 después de una magnífica actuación. En la tercera visita a la montaña clavó su bandera Ben O’Connor reclamó su nombre. El australiano borró la memoria del día anterior cuando maldijo a Tratnik. Entre los que pElean por Milán, cruzó el Stelvio flash, que espera mañana. Teme a un Levitan así, que como Saturno devorará a sus hijos, los favoritos se dieron la mano en el vals de Madonna di Campiglio. Baila Almeida, feliz.

Forcella Valona, ​​21,4 km al 6,7% y Monte Bondone, 20,5 km, al 6,6% fueron territorio virgen para los favoritos, listo para la opinión de expertos en Madonna di Campligio. Eso era demasiado futuro para otros, que huyeron pensando en el salario. Entre los 19 fugitivos, Víctor de la Parte y Óscar Rodríguez se apiñaron en esa idea liderada por Hermann Pernsteiner. El austriaco fue el más perjudicial de la fuga porque en el horario no parecía un paria. En el pelotón dejaron respirar la cometa, pero no soltaron completamente la línea debido a la presencia de Pernsteiner, que pudo acercarse al podio.

Thomas De Gendt, el Houdini del ciclismo, el hombre para el que no hay candados ni esposas, no podía faltar en la trashumancia por los bellos parajes de los Dolomitas. El sol acariciaba con su calor como una mano amiga que brinda bienestar. El cielo, plano, azul como lo pintan los niños, evocaba una atmósfera bucólica y pastoral. Ilnur Zakarin, Rohan Dennis, Davide Villella y Ben O’Connor también estaban buscando su oportunidad. Guerreiro, el verdugo de Castroviejo en Roccaraso, fue otro de los que se coló en el reparto y fue el primero en pisar Forcella Valona y Monte Bondone. Rey de la montaña.

El reinado del Giro se discutió en los pasillos de la alta sociedad. Almeida, el líder, alistó a su equipo. Detrás, Kelderman arregló a su hija para que se centrara en Madonna di Campligio. Pello Bilbao, Geoghegan, Nibali, Fuglsang € no perdieron detalle. En el frente O’Connor agitó el pajar. Solo quedaron los frijoles de Zakarin, De Gendt y Pernsteiner. El austriaco, con el maillot a dos aguas abierto, intentó seguir la estela del australiano, que un día antes se quedó corto ante el Tratnik. De Gendt compartió un sidecar con Zakarin. Entre el repicar de los cencerros, la banda sonora de las montañas, O’Connor era un cohete.

En el grupo favorito, los tambores de guerra subieron el tono. Jay hindleyEl rastreador de Kelderman se movió. Kelderman quería potenciarse en el australiano, pero el líder lo detuvo de inmediato. Almeida guió el ascenso con la cobertura de Pero nada. Torre de control. El resto de candidatos ronroneó, esperando. Solo McNulty se astilló. En un ascenso sin latigazo, más cercano al vals que a los espasmos y la electricidad, con el Stelvio presente en la mente de todos, prevalecía el miedo a estar desnudo. Almeida sigue vestida con la mejor ropa. La camiseta rosa.

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Estells, de 36 años, detenido cuando pasaba por La Rioja y se saltó la orden de alejamiento de su expareja

Un vecino de Estella de 36 años fue detenido por la Guardia Civil en La Rioja tras infringir una orden judicial en vigor que...

Ezkurdia defiende su txapela de Cuatro y Medio en un torneo que arranca este domingo

Se presentó el Quattro e mezzo de la LEP.M solo este martes por la mañana a las Frontón Bilbao Bizkaia, precisamente el escenario en...

El Betis, próximo rival de Osasuna, es el tercer equipo más derrotado de Europa

El juego que jugarán Osasuna Y Betis el próximo domingo es todavía un duelo de emergencia entre dos equipos que necesitan puntos...

Recent Comments