Castillo de Olite, el Palacio Real de Carlos III el noble.

El Castillo de Olite, asimismo popular como Palacio Real de Olite, es indudablemente entre los espacios mucho más pasantes de Navarra, una edificación llena de historia y cultura, que se convirtió por méritos propios en el monumento mucho más visitado de Navarra. Esta composición, forma al lado del Palacio Viejo (de hoy Parador de Olite) y la iglesia de Santa Maria la Real, el complejo medieval mejor preservado de Europa, un espacio, que si bien en la actualidad fué separado en 3 estancias completamente distinguidas, anteriormente estuvo unido.

Sabíais que…

  • ¿El Castillo de Olite fue entre los castillos mucho más suntuosos de Europa?
  • ¿El Castillo de Olite es de todos modos un Palacio?
  • ¿El Castillo de Olite albergo un zoológico, corridas de toro y juegos de pelota entre otros muchos?
  • ¿El Castillo de Olite fue el sueño de Carlos III el noble y su mujer Leonor?
  • ¿El Castillo de Olite ocupa una tercer parte del núcleo histórico medieval de Olite?
  • ¿El Castillo de Olite fue incendiado en 1813?
  • ¿La torre del Homenaje tiene mucho más de cien escalones?
  • ¿Al lado del muro este del Castillo de Olite está un depósito de hielo medieval?

En este castillo se refleja el carácter de sus autores, Carlos III el noble (1387-1425), y su mujer, doña Leonor (1362-1415), unos reyes, a los que no les agradaban las guerras, y que evitaron toda clase de enfrentamiento armado a lo largo de su reinado. Este suceso, ayudo a la construcción del increíble castillo que visitamos en Olite, y sucede que, todo el dinero que no se gastaron en guerras, lo invirtieron en la construcción de este complejo defensivo y residencial. De esta manera fue como enseñaron el poderío del Reino de Navarra a todo el mundo, a través de la majestuosidad del Castillo de Olite. Hoy día, el castillo se convirtió en un emblema, en un icono del viejo reino, un espacio, de obligada visita en cualquier fuga a Navarra. La irregular silueta del Castillo de Olite, la singularidad de sus autores y el increíble derroche económico efectuado a lo largo de su construcción, posicionó a este castillo entre los mucho más interesantes de Europa. Un título “habitual”, que atrae por año a cientos de visitantes llegados de todo el planeta, a poner énfasis, España, Francia y también Inglaterra.

Si bien a lo largo de la visita dirigida al Castillo de Olite dejaron claro que el nombre real de este enclave es el de “Palacio Real de Olite”, la persistencia de la multitud en llamarlo “Castillo de Olite” nos llevó a efectuar un pequeño estudio sobre estos términos. ¿Qué diferencias hay entre la palabra palacio y la palabra castillo? ¿Cuál es el nombre correspondiente para esta edificación? ¿Cuál es la argumentación de la guía de turismo para llamarlo palacio? Alerta pues hemos sacado nuestras conclusiones.

Diferencias entre Palacio y Castillo.

Las definiciones aquí expuestas fueron conseguidas de la web de la RAE (Real Academia de la lengua De españa).

  • Castillo: “Rincón fuerte, cercado de murallas, baluartes, fosos y otras fortificaciones”.
  • Palacio: “Casa destinada para vivienda de los reyes”.
  • Argumentación: La guía razonamiento que, debido al carácter de Carlos III (pacifista y opuesto a cualquier guerra o disputa) esta edificación jamás tuvo un carácter defensivo.
  • Conclusión: En el momento en que conocemos con precisión la definición de Palacio y Castillo, tenemos la posibilidad de terminar que las dos expresiones son adecuadas para referirnos a esta composición de la Edad Media. Y sucede que, más allá de que fue casa de Carlos III, rey de Navarra, asimismo es un espacio fuerte, cercado de murallas y otras fortificaciones.

Por consiguiente, gracias a la persistencia habitual y nuestras resoluciones, desde este instante, toda vez que hagamos referencia a este enclave lo vamos a hacer como Castillo de Olite. Eso sí, recordad, su nombre oficial es el de “Palacio Real de Olite”.

Este edificio fue la vivienda de los reyes Navarros hasta prácticamente su incorporación a la Corona de Castilla en 1512, una suntuosa edificación medieval que enamoro a monarcas y personas de alta cuna merced a sus increíbles coloridos y hermosura. Si bien actualmente no se tienen la posibilidad de ver estas especificaciones, a lo largo de la visita dirigida podemos encontrar un letrero en el que hacía referencia a las expresiones con las que un viajero alemán describía el Castillo de Olite en pleno siglo XV. La descripción afirmaba verdaderamente: «Seguro estoy que no hay rey que tenga palacio ni castillo mucho más precioso y de tantas habitaciones doradas». Si deseáis contrastar esta información lo podéis realizar visitando la exposición del British Museum de Londres, donde está expuesto el períodico en el que lo escribió. O mejor, podéis conocer el castillo y gozar de un satisfactorio recorrido entre muros, torres y jardines reales.

Z

Información del Castillo de Olite.

  • Nombre: Palacio Real de Olite.
  • Sobrenombre: Castillo de Olite.
  • Precio: 4,9€ (visita dirigida individual).
  • Atractivos: Complejo medieval mejor preservado de Europa.
  • Horario: Abierto a lo largo de todo el año excepto los días 25 de diciembre, 1 de enero y 6 de enero.
  • Entradas en línea: guiartenavarra.com
  • Teléfono: 948 740 035
  • Localización: Plaza Carlos III El Noble, Olite (Erriberri en euskera), Navarra.

El Castillo de Olite nos recuerda el magnífico pasado medieval de esta histórica localidad, una impresionante edificación, que vuelve posible que nos hagamos un concepto de la relevancia de este núcleo urbano en aquella temporada. Encima, el Castillo de Olite se considera por varios como entre los conjuntos civiles góticos mucho más esenciales y mejor preservados de Europa ¿por algo va a ser verdad?

Castillo de Olite, la vivienda de Carlos III el noble.

Para el Castillo de Olite cualquier tiempo pasado fue mejor. Y sucede que, si bien hoy en día el Castillo de Olite nos parezca una genuina joya de la raza humana, no es nada relacionado con lo que fue anteriormente. Sus torres, jardines, patios, decoración y zoológico hicieron que fuera un complejo único en el planeta. ¿Deseáis conocerlo mucho más en aspecto? Alerta que comenzamos.

Historia: Todo empezó con el alzamiento de un establecimiento a lo largo de la temporada romana, desde ese momento, se fué reutilizando por distintos civilizaciones consiguiendo diversos tipos de edificaciones y objetivos. Ejemplo de esto es la reutilización de los restos del establecimiento de roma por los visigodos, una edificación, que fue de nuevo reutilizada con el pasar de los años. Estas construcciones se situaban exactamente en el mismo sitio donde en la actualidad está el Parador, y sucede que el Parador de Olite está situado en la parte mucho más vieja del complejo medieval, en el llamado Palacio Viejo o Palacio de los Teobaldos. Este palacio, padeció múltiples transformaciones a lo largo de los siglos XIII-XIV, en la temporada donde Sancho VII comenzó a emplear el Palacio Real de Olite como espacio monarca.

No fue hasta el siglo XV en el momento en que Carlos III el Noble y su mujer eligieron rehabilitar el palacio para su empleo y disfrute. Adjuntado con la rehabilitación del Palacio Viejo, se edificó al lado de , el llamado Palacio Nuevo o Castillo de Olite, una increíble edificación de estilo gótico que eclipso al resto de castillos de Europa.

Debemos rememorar que el rey Carlos III (Mantes-la-Jolie, 22 de julio de 1361 – Olite, 8 de septiembre de 1425) nació cerca de Paris, en Francia, una predominación que le llevo a mover al Castillo de Olite el estilo arquitectónico francés de la temporada. Fue aquí, donde Carlos III vivió la mayoría de su historia y donde murió, dejando a su hija, Blanca I de Navarra como heredera al trono. Ciertas de sus proyectos mucho más vistosas son la catedral gótica de Pamplona, los palacios reales de Olite y el palacio real de Tafalla. Hoy en día, está sepultado en la catedral de Pamplona.

Tras la desaparición de Carlos III «el Noble» fueron varios los hechos que dañaron al Castillo de Olite. Entre todos resaltamos:

  • 1415 muere la Reina Leonor.
  • 1425: Muere el rey Carlos III.
  • 1512: Conquista de Navarra.
  • 1556: Se renta a los marqueses de Cortes.
  • 1646-1719: Los monarcas Felipe IV y Felipe V visitan el Castillo de Olite.
  • 1718: El virrey de Navarra ha propuesto vender los palacios de Olite y Tafalla con las tierras que los rodeaban. La venta no tuvo éxito.
  • 1739: Se efectúan pequeñas reparaciones en el castillo.
  • Guerra de la Convección: El Castillo es usado por el ejército, ocasionando enormes desperfectos en su composición.
  • 1813: A lo largo de la guerra de la Independencia, el general Francisco Espoz y Mina ordena el incendio del castillo con el único propósito de que los franceses no se tengan la posibilidad de refugiar en . El Castillo fue proclamado en ruinas.
  • 1813-1888: El castillo de olite queda descuidado y expuesto a saqueos de todo género.
  • 1888: Los causantes del municipio de Olite ofrecen disponer este organismo municipal en el castillo sin éxito alguno.
  • 1913: La Diputación Foral de Navarra compra el Castillo de Olite.
  • 1923: Se convoca un certamen para reconstruir el castillo del que van campeones los hermanos Jose y Javier Yamoz Larrosa.
  • 1925: El Castillo de Olite fue proclamado al lado de la iglesia de Santa Maria en Monumento Nacional.
  • 1937: Empieza la reconstrucción del Castillo para devolver el glorioso aspecto que tuvo inicialmente.
  • 2017: Ha día de el día de hoy, el Castillo esta rehabilitado en parte importante pero prosiguen realizándose estudios arqueológicos en numerosos puntos de su composición.

Visita: Si bien el Castillo de Olite nos da hasta 4 géneros de visitas diferentes (libre, dirigida general, dirigida familiar y teatralizada) únicamente les hablaremos de las 2 que tuvimos la posibilidad de gozar: la visita libre y la visita dirigida general. La visita dirigida tiene una duración aproximada de 40 minutos en los que nos detallan la mayor parte de espacios del castillo y a la que aconsejamos añadir una visita libre antes o tras esta, y sucede que, gracias a la proporción de angostas y largas escaleras que podemos encontrar desperdigadas por el Palacio Real y el volumen de visitantes por conjunto (hasta 40 personas), la visita general solo discurre por la planta baja y la primera planta del Castillo de Olite, dejando el resto de estancias sin conocer. Conque recordad, la fusión de las visitas libre y dirigida es la opción mejor para entender intensamente el Castillo de Olite. Para todas y cada una esas personas que tienen planeado efectuar la visita en familia, debemos señalar que debido al contenido histórico – artístico de la visita genérica, los causantes del Castillo de Olite no aconsejan este género de visitas para pequeños inferiores de 6 años.

La visita al Castillo de Olite empieza en el enorme patio que podemos encontrar al lado de la puerta primordial, una vez rebasada la región de venta de entradas, en el Patio de Armas. Es aquí, donde el conjunto se reúne y la guía se muestra. Cada integrante de este conjunto es de manera fácil identificable por las pegatinas de colores que nos dan en la entrada. Por favor, no pegar estas pegatinas dentro del castillo, respetemos el patrimonio.

La visita da comienzo con una introducción genérica que nos mete de lleno en el siglo XV y los encantos que cubren este planeta llamado Edad Media. Comienza la lección de historia. Tras la toma de contacto, la visita dirigida hace acto de presencia en por lo menos 8 espacios del castillo: Habitación de la guarda, Salón de los arcos, Salón de la Reina, Salón del Rey, Galería del Rey, Galería de la Reina, la torre del Homenaje y el Deposito de hielo. Espacios, en los que se hace una pequeña parada para charlar de temas relacionados con cada uno.

Patio de Armas: Esta es la antesala al interior del recinto. Este espacio, actualmente patio, fue otrora jardín, de la misma el Patio de la Morera y el de la Pajarera. De todos resaltamos la gran morera que podemos encontrar en el jardín de mismo nombre, un ejemplar proclamado Monumento Natural y ambiente al que viran muchas historias y anécdotas del castillo.

Habitación de la guarda: Esta es la primera estancia del Palacio que se visita, una enorme salón donde solamente entra luz y donde una excavación arqueológica llama nuestra atención. Y sucede que si bien parezca patraña, los estudios y rehabilitación del Castillo de Olite prosiguen su curso.

Salón de los arcos o de los murceguillos: Entre las joyas arquitectónicas mejor preservadas. Hablamos de una salón de arquería subterránea que mantiene el jardín colgante, el jardín de la reina, un jardín suspendido sobre unos arcos góticos a unos 20 metros de altura. Una composición que dejaba a la reina tener un jardín al lado de sus aposentos. Prácticamente nada. A lo largo de las fiestas medievales de Olite se festejan teatros y otros géneros de acontecimientos dentro suyo, de ahí, que hallemos un ámbito en el fondo de la salón.

Salón del Rey y el salón de la reina: 2 de las ubicaciones mucho más esenciales del Castillo de Olite. Si bien anteriormente fueron impresionantemente atractivas merced a su decoración, hoy día están desvistes, sin decoración alguna, realizando que para bastante gente sean las habitaciones menos atractivas y a las que menos tiempo dedican. El salón del rey pertence a las salas en las que mejor se puede ver la reforma efectuada en esta edificación. Ubicada al lado del salón del rey, podemos encontrar el salón de la reina, una estancia que en su día fue decorada con azulejos y madera tallada, a la que le acompaña el pequeño jardín del que les hablamos en el apartado previo.

Galería del Rey: Entre las zonas mucho más atractivas y épicas del Castillo de Olite.

Galería de la Reina: Mucho más pequeñas que las del rey, pero asimismo mucho más agradables y románticas.

Torre del Homenaje: Sin ningún género de dudas la torre mucho más atractiva del castillo.

Depósito de Hielo: Con la manera de un huevo enorme, ubicado al este del castillo, en la región mucho más sombría del Palacio, podemos encontrar el frigorífico o el nevero, el popular almacén de hielo de Olite. Una suerte de congelador medieval en el que se guardaban los alimentos a preservar a través de el frio del hielo y la nieve que se extraía de las montañas próximas. El mecanismo de este depósito es simple, lo que verdaderamente observamos, la cascara de huevo, no es mucho más que eso, una cascara, una tapa, que almacena un pozo de 8 metros en el que se guardaba el hielo y nieve que se tapaba con paja compactada. Debemos recalcar que el depósito de hielo no era único del Palacio o Castillo, correspondía a todo el pueblo de Olite.

A propósito, las plazas de la visita dirigida son limitadas y se agotan muchas veces a lo largo de los días de temporada alta, aconsejamos reservar con tiempo. Volvemos a recalcar la relevancia de visita el Palacio Real o Castillo de Olite por nuestra cuenta. Las torres del castillo son una autentica pasada, todas y cada una distintas entre sí, todas y cada una con unas increíbles vistas sobre la localidad:

  • Torre del Homenaje: La mucho más alta y increíble de las torres. 40 metros de altura y 136 peldaños, prácticamente nada.
  • Torre del Aljibe: La torre culpable del suministro de agua corriente del Castillo de Olite.
  • Torre de las 3 coronas: La torre mucho más antojadiza.
  • Torre de los «4 Vientos»: Torre desde la que los reyes proseguían los campeonatos.
  • Torre del vigía o atalaya: La mucho más distanciada del núcleo del castillo y desde la que mejor se contempla la localidad.

Les dejamos un vídeo a fin de que apreciéis con mucho más claridad las vistas que se tienen desde alguno de estas torres:

Zoo y celebraciones: Si bien parezca patraña, el Castillo de Olite cobijaba un pequeño zoológico dentro suyo y aledaños, una peculiar forma de probar al resto de todo el mundo el poder de compra del Reino de Navarra. Imaginaos en pleno siglo XV la odisea que podía sospechar traer un león, un camello, una jirafa o una avestruz hasta los jardines que rodeaban el Castillo de Olite. ¿Cuánto dinero y esfuerzo supondría en aquella temporada? ¡Vaya animalada!

Si bien actualmente la figura de los jardines del rey ha desaparecido, tenemos la posibilidad de hacernos un concepto aproximada de la extensión de lote que ocupaban viendo la parte posterior del castillo, al este. Donde el día de hoy observamos campo y algún que otro edificio, anteriormente era entre los rincones favoritos del rey, un espacio exótico que llamaba la atención de todo el que que lo visitaba. Pero esta no fue la única particularidad del Castillo de Olite, en su temporada dorada fue ámbito de juegos de pelota, justas, corridas de toros y campeonatos. Todo ello, en el castillo, bajo la atenta mirada del rey y la reina.

Proyectos auténticos y rehabilitación: En las proyectos auténticos, impulsadas por la reina Leonor en 1399 y retomadas por Carlos III desde 1400, fueron varios los artistas personajes principales, pero todos han tomado como referencia los castillos franceses de la familia de Carlos III y los castellanos de la reina Leonor. Los estilos de los dos géneros de edificaciones se ven reflejados en todos y cada rincón del Palacio real, una fusión de letras y números con las que el Castillo de Olite atrae nuestra atención. La construcción comenzó por la enorme cámara del rey para más tarde agregarle el resto de estancias primordiales, realizando particular hincapié en las galerías del rey, la cámara de la reina y los jardines que les rodeaban.

Merced a las producciones de los más destacados artesanos de la temporada (escultores franceses, jardineros árabes o ingenieros alemanes entre otros muchos), el Castillo de Olite tenía la mejor tecnología viable, un hecho que posibilito que el Castillo de Olite contara con una faceta completamente revolucionaria, agua corriente. Si bien actualmente parezca una tranquilidad común y fácil, debemos ubicarnos en pleno siglo XV, una temporada donde no existían las tecnologías con las que contamos actualmente.

El sistema hidráulico del castillo, tenía su origen en la vega que se crea al lado del rio Cidacos, para después subirla a través de un mecanismo de cangilones hasta la torre del Aljibe, de donde se distribuía por las cañerías de plomo hasta las fuentes y jardines del castillo. Este mecanismo no era nuevo para , y sucede que, a lo largo de nuestra visita al Museo de Sal de Leintz Gatzaga, estamos con una composición afín para conseguir el agua que después se transformaría en sal.

El Castillo de Olite que observamos hoy día no es exactamente el mismo que se levantaba en el siglo XV, el enorme incendio y los continuos saqueos a los que se encaró a lo largo de su temporada de abandono le pasaron factura. De esta manera el día de hoy, estamos frente a un Castillo rehabilitado, rehabilitado, en el que conviven piedras del siglo XV y de actualmente, unas proyectos que son perceptibles a nuestros ojos.

Precio: El valor de entrada al Castillo de Olite sostiene una buenísima relación calidad precio. Mucho más aun, a sabiendas de que se habla del monumento navarro que mayor número de visitas recibe por año. Si bien en este capítulo hay una extensa variedad de costes, únicamente vamos a apreciar la entrada individual, la visita dirigida. Además de esto, es esencial apuntar que al conocer el Castillo de Olite nos presentan un ticket descuento de 1€ para conocer el Museo de la Viña y el Vino de Navarra y al reves. Una rebaja, que transforma la visita combinada del Museo de la Viña y el Vino de Navarra + Visita dirigida al Castillo de Olite en un óptimo plan de fin de semana. Hay visitas teatralizadas para esas personas que lo deseen.

Hete aquí las tarifas detalladas para cada género de visita al Castillo de Olite.

  • Individual libre mayores: 3,5€
  • Visita libre pequeños (6-13 años) y retirados (+65): 2€
  • Visita dirigida mayores: 4,90€
  • Visita dirigida pequeños (6-13 años) y retirados (+65): 3,5€
  • Audio guía: 2€
  • Conjuntos mayores: 2,8€
  • Conjuntos pequeños (6-13 años) y retirados (+65): 1,60€
  • Visita dirigida conjunto adulto: 3,5€
  • Visita dirigida conjunto pequeños (6-13 años) y retirados (+65): 2€
  • Personas con discapacidad y pequeños inferiores de 5 años: Gratis.

*Costes sujetos a cambios.

Horario: Si bien el Castillo de Olite está abierto a lo largo de casi todo el año, no sostiene exactamente el mismo horario los 365 días del año. Su horario varia de manera activa. Anexamos el horario de hoy (sujeto a cambios) a fin de que les hagáis un concepto y podáis planear tu viaje apaciblemente. De este modo todo, aconsejamos conocer el sitio web oficial para preguntar el horario y contrastar que no sufrió modificación alguna.

Otoño:

  • Septiembre: de lunes a viernes, de diez:00 a 19:00. Sábados y domingos, de diez:00 a 20:00. Día 30 de septiembre, de diez:00 a 19:00.
  • Del 1 al 15 de octubre: de lunes a domingo, de diez:00 a 19:00.
  • Puente de El Pilar (del 12 al 15 de octubre): horario sin cambios.
  • Del 16 al 31 de octubre: de lunes a viernes, de diez:00 a 18:00. Sábados y domingos, de diez:00 a 18:30.
  • Noviembre y diciembre: de lunes a domingo, de diez:00 a 18:00.
  • Día 1 de noviembre (festivo): horario sin cambios.
  • Puente de diciembre (del 2 al diez de diciembre): horario sin cambios.

Invierno:

  • Diciembre, enero y febrero: de lunes a domingo, de diez:00 a 18:00.
  • Navidad (del 23 de diciembre al 7 de enero): días 24 y 31, de diez:00 a 14:00. Días 25, 1 y 6, cerrado. Restos de días, horario sin cambios.
  • Marzo: de lunes a viernes, de diez:00 a 18:00. Sábados y domingos, de diez:00 a 18:30.

Podéis comprar las entradas en línea, sin colas y de manera sencilla desde nuestra web de Guiarte Navarra, compañía responsable de la administración del Castillo de Olite.

Localización: Olite está ubicado en la Región Media de Navarra, a unos 40 km de la ciudad más importante, Pamplona, una localización estratégica para entender una gran parte de Navarra en un solo viaje. En esta localidad, cobran suma importancia la mayoría de inmuebles que podemos encontrar en su núcleo urbano, ejemplo de esto son el Castillo de Olite, las galerías subterráneas, el Palacio Viejo, la Iglesia de Santa Maria, el Museo de la Viña y el Vino de Navarra o el Municipio entre otros muchos. Espacios todos situados entre la plaza Carlos III y la plaza de los Teobaldos, en el mismísimo centro de Olite. Si bien el Castillo de Olite es indudablemente el enorme atrayente de la región, aconsejamos llenar esa visita con el resto de atractivos turísticos que le cubren. Les dejamos unas fotografías a fin de que les podáis realizar un concepto mucho más extensa de lo que les espera:

  • Iglesia de Santa María la Real.

Además de esto, si deseáis sumergiros de lleno de la Edad Media, aconsejamos conocer Olite a lo largo de las Fiestas Medievales que se festejan en el mes de agosto.

Dónde reposar: Si bien Olite tiene numerosos hoteles, existe uno muy particular, un hotel con un enorme vínculo con el Castillo de Olite, el Parador. Este hotel se posiciona en el viejo Palacio Real, en la Plaza de los Teobaldos, al lado de la oficina de turismo. Un hosting de otra temporada, que nos hace rememorar la Edad Media en todos y cada paso que ofrecemos. Un hotel único, de gran lujo, que lamentablemente y como resulta lógico, asimismo tiene un precio de mucho lujo. Un espacio para oportunidades destacables. Podéis leer mucho más sobre nuestra experiencia en este hotel en nuestro producto: “Parador de Olite, Parador Príncipe de Viana, casa de reyes”.

Dónde comer: Olite es la ciudad más importante del vino de Navarra, un núcleo urbano donde se come espectacular y se bebe espectacular. Un templo de la gastronomía en medio de una Edad Media.

  • Desayunar, merendar: Justo en las afueras del núcleo urbano, a 2 minutos andando del Parador y la oficina de turismo, podemos encontrar un lugar que mezcla obrador, cafetería y pastelería, un 3 en 1 en toda regla, Casa Vidaurre. Un lugar perfecto para desayunar merced a su menú desayuno: jugo natural, parte de bollería y café. Terminado, rico y de calidad. Eso sí, paciencia, tiende a estar hasta la bandera y las camareras no dan abasto. Si vais, no les olvidéis comprar sus reconocidas Txantxigorri, están de muerte.
  • Comer como dios manda: Si podéis permitíroslo y comer como dios manda, con modelos locales y buena cocina, les aconsejamos el lugar de comidas Casa Zanito, un lugar de comidas y hotel situado en el centro de Olite que da modelos navarros con una aceptable relación calidad precio. Eso si, como todo lo bueno se paga. Precio medio 50€.
  • Picar algo veloz o comida rápida: Si bien las expresiones “comida rápida” siempre y en todo momento se acostumbran a vincular con comida basura o comida de poca calidad, en este capítulo no tienen relación. Y sucede que la pizzería Casa del Preboste, es un local en el que hacen unas pizzas de calidad en horno de leña. Un lugar de comidas mucho más alcanzable que el previo, un local capaz para toda clase de bolsillos.

Como curiosidad, debemos nombrar que el Castillo de Olite fue la vivienda de los últimos reyes de Navarra, Juan de Labrit y doña Catalina, un hecho que añade mucho más historia a este atrayente turístico. Como veis, el Castillo de Olite y el resto de espacios medievales de este núcleo urbano navarro hacen prácticamente irrealizable viajar a Navarra sin conocer Olite. ¿Les animáis?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí