Inicio Pamplona Daniel Pérez, un ejemplo único en la vida: 45 años de vida...

Daniel Pérez, un ejemplo único en la vida: 45 años de vida en las clases de la Primaria

El año en que nos despedimos hoy fue el de jubilación del profesor Daniel Pérez Remón. Sangüesino, vecino de Pamplona, ​​dedicado 45 años, un mes y 8 días de su vida en la docencia, de 19 a 65. Pérez ingresó al Magisterio luego de haber cursado sexto y revalidación. El caso es casi extraordinario en su generación e irrepetible en el futuro, con planes educativos vigentes.

Su trayectoria es un viaje por el escuela rural, unitario, escuela de concentración y barrio, y ofrece un vistazo a las aulas del pasado y el presente desde su destino final, la escuela pública de Lago de Mendillorri. en el que se ha desempeñado durante los últimos 20 años, cuatro de ellos como director.

“Fue un desafío personal después de tantos años de docencia, me preguntaba si podrías hacerlo. A veces tienes que trabajar duro, no es suficiente enseñar. Pero lo que me gustó fue el contacto directo con los alumnos”.
Daniel Pérez pronto desarrolló esta vocación y se convirtió en un maestro recomendado por su madre que miraba hacia su futuro. «Una carrera corta de tres años era lo que podíamos permitirnos en casa», recuerda. Y como él, han surgido muchos profesores en su día. La carrera se completó en tres años, dos de clases y el tercero de prácticas. Pérez los hizo en Berriozar y al final le gustó. «Termina y trabaja. Somos la generación del trabajo», resume.

El curso 1974-1975, a los 19 años, debutó en la Escuela Unitaria de Liedena, donde se desempeñó de manera interina hasta el 76 de abril, cuando aprobó sus exámenes. En 1977 se incorporó al profesorado. Luego vino la «ruptura militar» (15 meses en Carabanchel). En 1978 reanudó la docencia en Lumbier.

LA NUEVA ESCUELA

Daniel Pérez representó a las nuevas hordas de jóvenes profesionales que ingresaban a las aulas con nueva energía y conectaban con los niños. Rompieron los patrones de métodos pedagógicos obsoletos que rezumaban las antiguas escuelas nacionales en las que los profesores, «don y doña», eran elegidos por los municipios y daban la lección con el puntero desde la plataforma. Forjaron el diseño de un archivo Escuela modernamientras vivía con nuevas familias en posadas rurales.

A fines de la década de 1970, con la muerte del dictador, se filtraron por las escuelas un nuevo régimen y nuevos aires llenos de exigencias. El año académico 1978-79 estuvo marcado por un largo huelga sin precedentes a favor de la mejora laboral y salarial del sindicato.

Bera de Bidasoa Fue su primer trabajo un año después y los siguientes 17 años de su vida laboral transcurrieron entre esta ciudad y Lesaka. Pasó de escuela rural a escuela de concentración. “Nadie preguntó entonces a esas ciudades lejanas donde disfrutaba de una enseñanza diferente, nueva, en la que incluíamos cocina y huerto, y también un entorno extraordinario. La integración fue fundamental. Aprendí euskera, txistu, me encargué del baile, Participé en el carnaval … y formé excelentes relaciones que aún hoy tengo ”.

En 1997 se traslada a Pamplona en Colegio Mendillorri posteriormente dividido en cuatro centros con sus respectivos equipos de gestión. Pérez se marchó al lago de Mendillorri (modelo castellano A y G) en 2000 y se hizo cargo de la gestión rodeado de un buen equipo. “No es fácil poner en marcha una escuela que parte de la nada, seguir el trabajo, toda la burocracia y también dotarla de filosofía”, dice.

Suyas eran las aulas y regresó a ellas como tutor de 5º y 6º de primaria hasta llegar a la pensión que celebró con antifaz y un centro sin alumnos. «Nadie estaba preparado para eso, pero todos ayudaron. Quién más sabía a nivel de computación contribuyó con su conocimiento y yo también confié en mi hija para que diera las lecciones, y funcionó». Así llegaron al mes de junio cuando recibió una adiós que define como «atípico», pero admite que el calor de las familias y sus acompañantes venía de él.

Casi medio siglo ha pasado del pizarrón a las lecciones de videoconferencia no presencial que dejó Daniel Pérez con un presente marcado por los avances tecnológicos y con las nuevas generaciones de «profesores bien preparados, sobre todo en idiomas y nuevas tecnologías», sí calificación.

De la pizarra a la videoconferencia, Crónica de Navarra de la educación ha cambiado en este sentido, pero a su juicio, «hay una falta de contacto con el niño y hay un exceso de informes, estadísticas, notas e injerencias de padres y madres», declara quien cree que la profesión no se valora. A pesar de todo, volvería a ser profesor, sin duda. «Es lo mejor que me ha pasado. Me dio la economía para vivir y lo disfruté».

Eso es exactamente lo que quieres nuevas generaciones: “Que le guste, que le guste su profesión, que dedique tiempo y trate bien los casos difíciles”. Quienes lo conocen dicen que fue «un maestro entusiasta con una mano especial para los estudiantes difíciles» por algo. Y no falta la emoción cuando los antiguos alumnos la reconocen y recuerdan la huella que dejaron quienes han sabido transmitir la pasión por la lectura, los viajes o la geografía. El camino aún está en el horizonte para Pérez, quien mira al futuro como posible docente voluntario para emigrantes. Ahora como adultos.

.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

El rigor de Casemiro no se ha visto en televisión. ¿Porque?

En el descuento del partido de Pamplona hubo una jugada que pasó muy desapercibida porque la repitieron solo una vez y con un disparo...

Atrapados en Pamplona – AS.com

Las autoridades del aeropuerto ya han confirmado al Real Madrid, tras el encuentro celebrado a las 14:00 horas de ese domingo, que el equipo...

Los pamploneses disfrutan de la nieve, que casi no deja accidentes en Pamplona este fin de semana

Este domingo, los habitantes de Pamplona disfrutaron de la nieve que dejó Filomena, que cayó durante toda la jornada de ayer. La nieve...

Recent Comments