Inicio Navarra Disfruta de Irati en tiempos de pandemia

Disfruta de Irati en tiempos de pandemia


Dos personas junto a la cascada en el bosque de Irati.



El turismo ha vuelto este octubre al puente «emocionado y comprensivo» del bosque de Irati, dispuesto a disfrutar del poder de sus colores en un otoño oscuro marcado por medidas restrictivas

L.La lluvia y el descenso de temperatura, la delimitación de Madrid y la llamada de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Navarra para limitar la movilidad de este puente fueron ingredientes suficientes para augurar una mala salida Temporada de otoño en Irati. El miedo pronto se disipó, pues cuando las cancelaciones se hicieron en casas y alojamientos rurales, volvieron a estar ocupados con nuevas demandas. Él Pirineos El cartel estaba completamente colgado y ya el jueves recibió a los primeros turistas con ganas de disfrutar de la naturaleza y belleza del bosque de Irati este otoño del coronavirus.

Imagen tomada cerca del Orhi con un sol tímido que anima los colores del otoño. P. CASCANTE

Así, todo el fin de semana largo de octubre empezó el viernes, y para entonces las Juntas de los Valles de Aezkoa y Salazar, en colaboración con el Gobierno de Navarra, activaron el dispositivo de regulación del acceso al espacio natural, protocolo que permanece abierto toda la semana del fin de semana hasta el el próximo 1 de noviembre.

Ayer fue lunes puente en el bosque él Día de Navarra, Jornada por el turismo local. En la anterior acogió a visitantes de la Comunidad Valenciana, Zaragoza, País Vasco, Cataluña, Castilla y León. Solo faltaba el Madrid, beca limitada y entusiasta de este puente en octubre. Los que vinieron de lejos se fueron ayer a sus lugares de origen.

“El Covid llenó el bosque. La gente vino con mucha emoción y ganas. Es importante poder disfrutar de este paisaje en la época que vivimos, y la gente lo demuestra. También entendieron muy bien las circunstancias. porque solo tenemos «. Se abrió una ventana de información por medidas de salud y las colas eran largas ”, dijeron integrantes de la guardería en el Valle de Salazar. Se dieron cuenta de que este verano, la afluencia de visitantes en busca de la naturaleza y respirar aire fue muy fuerte.

La imagen habla por sí sola del disfrute del colorido paisaje y del poder del agua en la cascada en el bosque.

800 VEHÍCULOS Organizaron que ayer por la mañana Parque de la festividad y tiraron el total de 800 vehículos que habían ingresado al puente por esta parte de la selva. “El sábado interrumpimos dos veces la entrada con plena capacidad (330 coches). Esto es necesario para que los que han entrado puedan salir sin problemas”, enfatizaron.

Esta medida fue aprobada durante cinco años con la ayuda de la policía provincial, tal y como recordaron cuando se derrumbó el hayedo. Con el tiempo, «habrá que pensar en otra forma de acceso. Ya se está proponiendo en las comisiones de Aezkoa y Salazar», agregaron.

En el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Otsagabia argumentaron que los datos no son comparables debido a la crisis sanitaria que ha impedido la llegada de autobuses y grandes excursiones. Valoraron este puente como «más tranquilo que otros años, con menos gente sin autobuses, donde la gente tenía razón, preparada y protegida a pesar de la pandemia». En la oficina ofrecieron rutas alternativas y otros paisajes como Abodi.

La ocupación de casas de campo, hoteles y restaurantes era prácticamente del cien por cien. El tiempo no era muy bueno y prefería la gente que quería comer dentro. Los clientes de otoño consumen de forma diferente, vienen por menos días y planean gastar más ”.

ABODI, ESTRENO Para el nuevo Centro de Montaña Abodi, este fue el primer puente de otoño desde su inauguración en enero.

La apertura se planteó como una nueva entrada a la Selva de Irati con el fin de aliviar los accesos y «disfrutar de una perspectiva diferente con un paisaje más abierto, que también se viste de otoño», ha destacado la gerente Susana Sierra.

“Nuestra valoración es muy positiva. Trabajamos muy bien con el valle y el turismo que no pudimos atender en el bar y la gente tuvo que esperar con mucho respeto”, dijo. En Casas de Irati, agregó Amaya Ayerra, se daban hasta 150 comidas al día. «Trabajamos mucho y podríamos haber trabajado más. Las restricciones han reducido y complicado nuestro trabajo. Con todo estamos agradecidos porque la gente reaccionó muy bien. Vinieron a visitar la Selva y tienen sus reservas en Mantener el valle «, le dijo a Ayarra, gerente de ambos centros, que suman una fortuna al atractivo natural de Irati en sí mismos.

«El Covid ha llenado el bosque. La gente vino con gran emoción».

Jardín de infancia Irati

Valle de Salazar

«La gente respondió muy bien y mantuvo sus reservas»

Amaya Ayarra

Gerente de Irati Basoa

«Abodi ofrece otra entrada y otra perspectiva más abierta y otoñal»

susana sierra

Jefe del Centro Abodi

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Profesionales, la mejor arma contra el covid-19 en Navarra

Así es como empezó todo Con actitud seria, Alfredo Martínez, Santos Induráin, Carlos Artundo y Marian Nuin convocaron...

Sigue la última hora del Barcelona – Osasuna en directo

Sigue en directo Barcelona - Osasuna, partido de la undécima jornada de LaLiga Santander que tendrá lugar hoy 29 de noviembre en el Camp...

Coronavirus COVID-19: positivo en Navarra, 29 de noviembre de 2020 | Sociedad

Matriculado en Navarra 68 nuevos casos positivo para COVID-19 el sábado, lo que representa una disminución de 105 infecciones detectadas el día anterior. En...

La Policía admite su responsabilidad por atropellar a un menor en un carnaval kalejira de Pamplona

Pamplona - El Policía nacional reconoció su responsabilidad por las graves lesiones causadas a un menor de 14 años atropellado por una camioneta de...

Recent Comments