El 27% de los edificios del Casco Antiguo de Tudela se encuentran en situación «ruinosa»

tudela – La reciente iniciación del expediente para la declaración del estado de ruina del edificio de la calle Rúa,14, cuya fachada trasera se derrumbó en parte el pasado 21 de septiembre, vuelve a poner sobre la mesa el estado en que se encuentra el Casco Antiguo de Tudela. Numerosos estudios han evidenciado que no goza de la mejor salud, aunque en las últimas dos décadas ha mejorado en muchas de sus calles. En un período de 20 años se han perdido muchos habitantes y algunas zonas se han regenerado (eje Carnicerías, Herrerías y plaza Mercadal entre otros) más que otras (Huerto del Rey, Cortes, Yeseros) y continúa el problema de edificios abandonados y en mal estado. En 2019 vivían 4.075 personas, 400 menos que hace 10 años y 800 menos que en 2001. La pérdida de habitantes de este barrio ha discurrido de forma paralela al incremento de población de la ciudad.

Según un estudio encargado por el anterior equipo de gobierno (y presentado al final de la legislatura) , más de un 27% de los edificios del Casco Antiguo se encuentran en situación ruinosa, lo que significa más de 330 de los casi 1.230 que según el censo de 2019 había en este barrio tudelano.

el informe En el informe realizado para conocer los problemas de esta zona y el perfil de su población, se catalogaron los inmuebles según siete parámetros: Buen estado (obra nueva o recién rehabilitada), Aceptable (sin desperfectos destacables), Regular (desperfectos, no alarmantes o que puedan afectar a elementos estructurales), Deteriorado (tienen grietas, fisuras, deterioro en elementos estructurales, pérdida de planeidad en fachada), Ruinoso (presentan derribos parciales, completos o escombros), Solar y finalmente En obras.

Según este criterio «un 27,3% se encuentran degradadas y en situación de necesidad de renovación, sumando aquellas deterioradas, ruinosas o ya en situación de ser un solar, sumando hasta 335 fincas». Por contra, un total de 875 fincas se encuentran en un estado válido, lo cual englobaría aquellas en buen estado, aceptables y regulares, suponiendo un 73,31% del total. De ellas casi un 41% se encuentran en condiciones aceptables o de buen estado, esto es 502 fincas.

Pese a todo, el informe destaca que se ha reducido el número de edificios que se encuentran en la parte más baja del escalafón, aunque los que se encuentran realmente en estado de ruina o son solar se mantienen en la misma cantidad «muchos de ellos ya se encontraban así hace 23 años, indicando una situación de abandono, como es el caso del entorno de la Huerto del Rey, el encuentro de Caldereros y Guerreros, las fincas de la Calle San Miguel y Sainz Alcaine o Carnicerías, Fuente del Matadero y Cortadores».

En aquel exhaustivo documento se plasmó la existencia de entornos de mayor concentración de fincas degradadas, ruinas y solares, «como el entorno de Huerfanicos, Yeseros, San Miguel o Huerto del Rey y Cortes, lo que indica que, dentro de la generalidad de fincas degradadas por todo el Casco Antiguo, y la todavía abundante necesidad de intervención para su restitución y/o renovación, hay cierta diferenciación territorial».

En la actualidad, según el registro del Catastro existen 1.229 construcciones en el Casco Antiguo. Teniendo en cuenta como valor nulo aquellas edificaciones de las que no se tiene registro, existen 114 elementos de los que se desconoce cuándo fueron construidos y, de los 1.115 restantes la antigüedad media es de 167 años, siendo el período principal entre el 1800 y 1940.

Por otra parte, en 2013, en el marco de una actuación para acabar con una plaga de termitas en el Casco Antiguo, se realizó un estudio sobre 46 inmuebles para analizar cuál era su estado y el riesgo que corrían. De los 46 edificios y 7 solares analizados, un total de 34 (el 69%) tenían problemas estructurales de diferente gravedad, si bien algo menos de la mitad (15) necesitaban actuaciones urgentes para reparar o fortalecer las vigas que mantienen al edificio en pie. De todos ellos, entre 4 y 5 edificios municipales se preveía que fueran derribados y otros 2 ó 3 requieren una actuación integral para salvarlos de la ruina. Los cuatro edificios en los que el Ayuntamiento iba a actuar para su derribo estaban en la calle Terraplén (2 de ellos que ya se tiraron para hacer el parking), la calle Magallón 6 (pegada a la UNED) y Verjas, 5 (pegada a la Escuela Oficial de Idiomas), en las que no se ha actuado todavía ocho años después de este informe.

LEER  EH Bildu llama a la izquierda a unirse contra "el peor alcalde que ha tenido Tudela desde el franquismo"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *