Inicio Actualidad El miliciano "rojo" que salvó la vida de Elas Querejeta y su...

El miliciano «rojo» que salvó la vida de Elas Querejeta y su familia franquista

El bombardeo aéreo de la ciudad de Elorrio el 31 de marzo de 1937 tuvo un superviviente que acabó siendo quizás el productor de cine estatal más famoso y futbolista de la Real Sociedad, Elías Querejeta Gárate (Hernani, 1934 – Madrid, 2013). Estos datos salen a la luz hoy por primera vez en esta revista y como complemento a un nuevo libro titulado Guerra y represión en Elorrio 1936-1945, brillante trabajo de investigación de Mikel Diego Barajas. El autor ganó una beca municipal en 2018 que hizo posible el estudio.

No quedaba rastro del entonces niño de dos años Elías Querejeta y su familia refugiada en Elorrio. «Este pasaje nunca había sido comentado», confirma a este diario el histórico integrante de Euskal Prospekzio Taldea Mikel Diego (Bilbao, 1985). De hecho, la figura es inédita porque no se publicó en el libro presentado en estos días. «Nunca hablamos de eso excepto en una ocasión mientras veíamos la televisión María Uribarrena Maiztegui, conocida como Mari lebron, reconociendo al director, dijo: «¡Hori gurekin egon zan etxean!» (Ese señor estaba con nosotros en casa), transmite quien entrevistó a este Elorriarra.

María en ese momento compartía salón con su sobrino Francisco Javier Iruarrizaga Landaburu y su comentario «sembró en él la semilla de la curiosidad», explica Mikel. Popularmente conocido como Iru, este profesor de Educación Física de los Escolapios de Bilbao y afincado en Elorrio es un enamorado de la historia y tiene documentos muy valiosos que ha conservado la familia. Entre ellos, una carta en la que Querejeta Insausti agradece a Julián Landaburu haberlos acogido y escondido en el caserío de Baceta cuando huían por motivos políticos de la guerra civil en Gipuzkoa. “Mi tío Julián nunca habló de eso, nada, quizás porque estaba del lado perdedor”, dice. Iru.

Mikel Diego relata que la familia Querejeta de Hernani era carlista y que, tras el golpe militar de julio de 1936 y los republicanos vascos detuvieron a los rebeldes contra la Segunda República, partieron hacia Urnieta desde este municipio. Posteriormente, el futuro director y sus tíos buscaron refugio en Elorrio. «El tío Julián les brindó protección en el caserío Baceta, propiedad de unos conocidos, un baserri que hoy se encuentra cerca de la planta de Eroski. Tenían a su favor que durante el bombardeo pudieran refugiarse en un puente por el que pasaba el tren», añade Iruarrizaga. . Paradójicamente, Julián era miliciano del Batallón Dragones de la Juventud Socialista Unificada (JSU). En otras palabras, una familia republicana escondió y protegió a una familia del bando rebelde. De hecho, el padre del célebre director, apellido que compartían, Elías Querejeta Insausti, era el jefe provincial del partido único Falange Española Traditionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FET e de las JONS).

Pero, ¿quién era ese hombre de izquierda tan hospitalario que los acogió con los brazos abiertos y sin ideologías diferenciadas? Julián Landaburu Elguiazu nació en 1912 y murió en 1982. Era un republicano elorriarra afiliado a la UGT en una familia de tradición carlista. “Antes de la guerra se distinguía por su militancia política, miembro del Casino Republicano, y por su habilidad como mecánico, de quien se decía que arreglaba motores de oído”, aportan Iruarrizaga y Diego.

Tras el golpe militar, Landaburu formó parte del comité republicano de defensa de Elorrio, actuando como chófer hasta que se incorporó al Batallón de Dragones (JSU) con el que luchó por la libertad y la democracia en los principales frentes. de Euskadi. El episodio bélico continuó hasta que fue capturado en Asturias y enviado a trabajar como esclavo en un batallón de trabajadores franquistas. Fue internado en el penal de Tabacalera, donde tras caer enfermo tuvo que ser internado en el penal de El Carmelo de Bilbao. “En el consejo de guerra que sufrió, no solo los firmantes de la carta, de la que hay copia en el resumen, lo apoyaron, sino también otros vecinos a favor de los que intervino el padre de Elías Querejeta”.

Tras recuperar su libertad, el antifranquista regresó a Elorrio donde pasó el resto de sus días entre el trabajo, los amigos y la familia, especialmente con sus nietos «a los que amaba de niños». “El hecho de que esta familia comparta esta carta histórica que habían guardado es muy importante para sacar del olvido historias que de otra manera se perderían para siempre cuando desaparezcan los últimos testigos”, concluye Mikel Diego.

.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

El rigor de Casemiro no se ha visto en televisión. ¿Porque?

En el descuento del partido de Pamplona hubo una jugada que pasó muy desapercibida porque la repitieron solo una vez y con un disparo...

Atrapados en Pamplona – AS.com

Las autoridades del aeropuerto ya han confirmado al Real Madrid, tras el encuentro celebrado a las 14:00 horas de ese domingo, que el equipo...

Los pamploneses disfrutan de la nieve, que casi no deja accidentes en Pamplona este fin de semana

Este domingo, los habitantes de Pamplona disfrutaron de la nieve que dejó Filomena, que cayó durante toda la jornada de ayer. La nieve...

Recent Comments