El retrete de Kim Jong-Un

Un líder orate, un inodoro blanquecino, un país con leyes mucho más absurdas que la vivienda de Secret Story, y otras cosas del estimar. Cuanto mucho más lee y se comunica uno de esta época de Corea del Norte, y de su capital Pionyang, mucho más siente que todo pasa por su amado líder. Ese dictador rechoncho, con peinado a lo TikTok y indumentaria futurista que responde al nombre de Kim Jong-Un. Educado en Berna (Suiza), charla especial inglés y alemán, y rige con mano de hierro desde 2011 su hermético país. Lo realiza, atención, como líder supremo de la República Habitual Democrática de Corea. Tan cuestionable, a propósito, la denominación democrática de su Estado, como ese horrible liderazgo antojadizo que ejercita sobre mucho más de 25 millones de súbditos.

Pues en Corea del Norte, más allá de las declaraciones relocas de Alejandro Cao de Benós, nada es ni medio habitual. Ni un acto tan costumbrista como asistir a la peluquería. Por el hecho de que hasta los looks de la ciudadanía están reglados por ley. En verdad, Kim Jong-Un impone cada cierto tiempo el estilo de la nación. Específicamente, solo tienen 29 opciones de corte de pelo, 14 para los hombres y 15 para las mujeres. Tampoco es apasionado de los traslados exprés. ¡Todo lo opuesto! Una de sus últimas excentricidades fué recorrer los 4.500 km que apartan la ciudad más importante norcoreana de la ciudad más importante vietnamita (Hanói) en un tren que no sobrepasa los 60 km/h. Por no charlar de esos alarmantes instantes de rabiosidad en los que escoge, por servirnos de un ejemplo, matar a su tío por ser poco leal al régimen, o fusilar públicamente a su novia por mostrarse actuando en un vídeo de contenido erótico.

Ya que bien, es tal la paranoia de este endiosado tirano que, hoy en dia, se desplaza por la mitad del planeta con un inodoro de empleo único para eludir que sus heces caigan en «manos contrincantes» y logren ser analizadas para comprender su auténtico estado de salud. Aun sus baños personales están observados por sus varios guardaespaldas, esos que resguardan su mierda y no la que él arroja sobre millones de conciudadanos. 

LEER  Belén Esteban acusa a Jesulín de haber regalado a su hija Andrea sólo una Barbie en 22 años

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *