El rey navarro de EBA

Ardoi 73
Valle de Egüés 80

MEGACALZADO ARDOI Almendros (4), Zabaleta (10), Mendivil, Narváez (11) y Urtasun (21) – cinco inicial -, Elso, Vicuña, Rivero (3), Mendiluce, Flores (3), Matos (8) y Saviski (13).

VALLE DE EGÜÉS Lacunza (25), Fuentes (18), Velasco (2), Echeondo (3) y Úriz (10) – cinco inicial – , Jonan (9), Villagra (10), Garbayo, Sangüesa, Eiguren (3), Estanga y Ferrero.

Parciales 10-22, 22-10 (32-32), 18-23 (50-55), 12-7 (62-62) y 11-18.
Árbitros Enrique Morgades y Diego Núñez.
Pabellón Municipal de Zizur Mayor.

Encuentro definitivo para dos equipos que adjudicaría la victoria navarra de EBA y la primera derrota para el Ardoi o el Valle de Egüés en Zizur Mayor.

Lacunza se colgaba del aro a falta de 50 segundos para terminar el encuentro sin problemas y un Ardoi decaído agachaba la cabeza asumiendo la primera derrota de la temporada. El primer cuarto fue para un Valle de Egüés sólido que, como dice Fernando Larraya, entrenador del conjunto, tuvieron un momento anímico en el que se fueron de 14 puntos. Los de Sarriguren desprendían mucha energía y ganas de llevarse ese partido que tanto le daría. No solo puntos en la tabla, sino puntos en actitud, motivación y buenas sensaciones para este comienzo de temporada. Nada más y nada menos que cuatro victorias consecutivas para empezar la Liga.

Lacunza se tiraba por los suelos y sus compañeros le recogían cada dos minutos para seguir luchando por esa victoria que les haría líderes navarros de EBA. Con una ventaja más que válida, los naranjas acababan este cuarto con 12 puntos de diferencia.

Ardoi se puso las pilas en el siguiente cuarto porque sabía lo que se jugaba, pero la densidad en juego individual, la falta de ideas adelante y de tiro liberado no le permitieron superar a los de Larraya. Más que un derbi, el encuentro parecía una pachanga entre viejos rivales que se conocen muy bien, y eso fue peor para desenvolverse en el parquet. Un triple en el último segundo de los locales igualaba a ambos conjuntos a 32 para irse al descanso con posibilidades aún para Ardoi. El partido iba a ser difícil, muy difícil para ambos conjuntos, pero la recompensa sería el liderato navarro en EBA.

LEER  Empate que sabe a poco

Un juego más rápido y decidido de los visitantes tras el descanso les sacaba del apuro de la igualdad con cinco puntos de diferencia. Cada gesto, cada roce hacía exaltar al público, quienes pudieron disfrutar de este derbi de nuevo. El roce hace el cariño y ese cariño es el que tiene la afición de Egüés por sus líderes navarros de EBA.

La victoria se definiría en los últimos 60 segundos de encuentro a un punto de diferencia. Una falta a favor de Lacunza fue el respiro de los de Larraya, que llevaban ganando todo el partido. Un punto metido de dos igualó el marcador a 62 para aguantar cinco mintos más de partido.

Para el Valle de Egüés habían sido cuarenta minutos de calentamiento, pues en estos cinco minutos de prórroga resolvieron el encuentro sin problemas. Un triple de Úriz y otro de Fuentes fueron dos balas cargadas contra Ardoi que le dejaban más tocado todavía. Lacunza se colgaba del aro a falta de 50 segundos y Ardoi se rendía con la cabeza gacha viendo cómo su rival más directo metía casi 7 puntos en 20 segundos. Así fue como el Valle de Egüés decidió quedarse líder navarro de Liga EBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *