Isabel Pantoja y Kiko Rivera se reencuentran casi un año después

El aguardado rencuentro de Kiko Rivera y su madre, Isabel Pantoja, cuya relación acabó bruscamente con la serie de entrevistas de Paquirrín en Telecinco con el nombre de Cantora, la herencia envenenada (emitido en el mes de noviembre de 2020), donde el DJ sacaba todos y cada uno de los harapos sucios de su madre, llegó este jueves prácticamente un año después. Kiko Rivera asistía a la primera hora de la madrugada a Cantora para despedirse de su abuela Ana, fallecida el miércoles a los 90 años.

Según Telecinco, madre y también hijo continuaron juntos en la finca familiar a lo largo de 2 horas. Los dos se brindaron un fuerte abrazo, intercambiaron ciertas expresiones y la tonadillera prometió quedar para charlar en hondura más que nada lo sucedido en el último año.

En Cantora no se encontraba Agustín Pantoja, hermano de Isabel, que no deseaba que Kiko Rivera pisase la finca tras ser otro de los dañados por las revelaciones de su sobrino el pasado noviembre. De entrada fue Isabel Pantoja quien habría impuesto su opinión y favorecido la llegada de Kiko

Al lado de Kiko llegaron su hermana Isa y su primera Anabel, los tres, al lado de Raquel Bollo, que proceden de la isla canaria de La Divertida, donde Anabel tiene pensado casarse este viernes con Omar Sánchez. Aparentemente, el link se suspendió tras conocerse la mortal novedad, pero tras una charla de Anabel con Isabel Pantoja, habrían decidido sostenerlo. Kiko Rivera solicitó a su prima aplazar la boda, pero frente su negativa decidió no asistir. «Está muerto nuestra abuela, lo de mañana es un cachondeo», ha dicho Paquirrín. Su mujer, Irene Rosales, abandonó horas después asimismo La Divertida para estar con él.

LEER  Victoria Federica se independiza por 5.000 euros al mes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *