Parque Natural Señorío de Bertiz, una esquina mágico de Navarra.

El jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz es uno de los múltiples rincones con encanto que oculta el Pirineo Navarro, y sucede que, esta joya ecológica, arquitectónica y también histórica, conquista a todos y cada uno de los visitantes que deciden comprender todos sus “txokos”. Si bien el jardín no es mucho más que una pequeña representación de todos y cada uno de los atractivos que oculta este paraje navarro, se antoja indispensable para entender la crónica de este Parque Natural.

El jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz, cuenta en su haber con mucho más de cien años de antigüedad y mucho más de 120 especies de árboles, arbustos y flores, que, rodeando el Palacio de Bertiz forman entre los sitios mucho más señoriales y distinguidos del norte de Navarra. Para los entendidos en la materia, este jardín es un enorme escaparate donde poder contemplar la hermosura de los árboles autóctonos y exóticos, y sucede que el laberinto natural que se forma ambiente a los cipreses, secuoyas, cedros y compañía impresiona hasta a los mucho más ignorantes en la materia.

A la riqueza natural de Jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz debemos agregarle la hermosura de las edificaciones que lo conforman, unas edificaciones entre aquéllas que resaltan el Palacio, la capilla o el mirador entre otros muchos, genuinas joyas arquitectónicas.

Información Jardín Parque Natural Señorío de Bertiz.

  • Género de espacio: Parque Natural.
  • Dirección de correo electrónico: [email protected]navarra.es
  • Teléfono: 948 592 421
  • Precio: 3€
  • Oportunidad de visita dirigida: Si
  • Localización: San Juan Bautista s/n, Oieregi, Navarra, Euskal Herria.

El Parque Natural Señorío de Bertiz, reúne todas y cada una de las peculiaridades de la Navarra pirenaica, una región cubierta prácticamente en su integridad por bosques, en los que se crea un enorme ecosistema compuesto por fauna y flora cien% representativa de los bosques atlánticos.

thumb.php?params=fileName%3Dcabecera bertiz 1

Jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz.

El Jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz, es la antesala de las mucho más de 2.000 hectáreas de pura naturaleza que podemos encontrar en Oieregi, a unos 50 km de la ciudad más importante navarra, un espacio del Pirineo occidental navarro que situado a riberas del rio Bidasoa, bien merece una fuga.

Localización: El Parque Natural Señorío de Bertiz, está en Oieregi, en la montaña navarra, en los Pirineos Navarros, un espacio único donde la hermosura radica en todos y cada metro cuadrado de naturaleza salvaje. Su jardín, situado a la entrada del Parque Natural, al lado del estacionamiento y el Centro de Turismo Rural, tiene buena disponibilidad merced a su proximidad con la carretera NA-121, una localización, que le transforma en atrayente turístico idóneo para todas y cada una esas personas que están en el Valle de Baztan o en la región del Bidasoa.

Historia: Bertiz y su enorme potencial natural han existido desde tiempos recónditos, pero el término y propiedad del Señorío comenzó su aventura en el año 1392, al lado de la aparición de su primer titular, Pedro Miguel Bértiz. Pedro, mucho más popular como Micheto, fue el responsable del escudo que podemos encontrar hoy en día, conformado por una “lamia”, ser mitológico de Euskal Herria y enorme personaje principal de los audiovisuales que podemos encontrar a lo largo de la visita del Jardín del Señorío de Bertiz. Tras su muerte, unos tras otros, sus herederos ocuparon el sitio de Micheto hasta prácticamente el siglo XIX, instante en el que se generaron una secuencia de operaciones de compra-venta para finiquitar al final en el año 1898 a cargo de su último dueño privado Pedro Ciga y su mujer Dorotea Fernandez.

Que la propiedad haya sido privada a lo largo de la mayoría de su crónica ha contribuido claramente a que este espacio se conserve de manera natural, sin enorme presencia del humano, sin enormes ediciones.

Pedro Ciga, fue el mayor promotor de la restauración del estado original del Señorío de Bertiz, tarea que ayudo, y bastante, a que hoy día tengamos la posibilidad gozar de entre los hayedos mucho más increíbles de toda la Península Ibérica. Aparte de resguardar la naturaleza, Pedro, restauro y edifico distintas construcciones que podemos encontrar actualmente en el Jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz, dotando a este de un encanto mayor.

Parque Natural: En el año 1984, Bertiz se transformó en Parque Natural merced a los deseos de sus últimos dueños (Pedro Ciga y Dorotea Fernandez) y la existencia de un ecosistema profundo protagonizado por bosques maduros y fauna forestal derivada del mismo. Un espacio de enorme hermosura, que, merced al título de Parque Natural consiguió sostener intacto el espíritu y presencia natural con los que soñaba Pedro Ciga. Debemos llevar a cabo enorme hincapié en la relevancia del testamento de Don Pedro Ciga en este aspecto, y sucede que en , quedaba perseverancia de que legaba el Señorío de Bertiz a todos y cada uno de los navarros y las navarras, y por lo tanto, a la Diputación Foral de Navarra, con una sola condición, preservarlo sin cambiar su composición natural y paisajística.

Precio: 3€, un precio simbólico, una cuota accesible para todo los bolsillos. Además de esto hay tarifas destacables para colectivos como inferiores o retirados, personas que están exentos de pago. Asimismo podemos encontrar otras tarifas para conjuntos que les aconsejamos preguntar de forma directa con los causantes del parque. Recalcar, que únicamente es de pago la visita al Jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz, el ingreso a la región de bosque es completamente gratis, como cabe aguardar.

Visita: Todo comienza en el estacionamiento (gratis) del Parque Natural Señorío de Bertiz, es aquí, donde tras pasar el puente sobre el rio Bidasoa, comenzamos a conocer la hermosura de este enclave navarro. Al lado del estacionamiento y la oficina de turismo, de sendero a la caseta de acogida, podemos encontrar el pasmante Cedro de Bertiz, un árbol de sobra de 30 metros de altura y 5 de perímetro proclamado Monumento Natural en 1991 por el Gobierno de Navarra.

Una vez en la Caseta de acogida, vamos a tener ocasión de comprender en aspecto las opciones del Parque Natural Señorío de Bertiz. Es aquí, donde debemos comprar las entradas en el caso de estimar conocer el jardín, al lado de las entradas se nos distribución un mapa guía con toda la información sobre este increíble rincón. Proseguimos nuestro sendero hasta llegar a la entrada del Jardín del Señorío de Bertiz, un pequeño recorrido en el que rodeamos entre los extremos del jardín para hallarnos con el primero de las construcciones del complejo, el Centro de Interpretación de la Naturaleza. Es aquí, donde una vez mostradas las entradas, nos comentan el paseo a efectuar, comienza lo bueno. Nos adentramos en el Centro de Interpretación de la naturaleza para comprender en aspecto cada rincón de este Parque Natural y su majestuoso jardín. El paseo por el Centro de Interpretación, dinámico y original, nos transporta a contemplar los encantos del Señorío de Bertiz a través de una gran parte de nuestros sentidos, verdaderamente, olfatear, tocar, ver, oír…sentir.

Dejamos atrás este centro para gozar de la maqueta del Parque Natural Señorío de Bertiz y los audiovisuales que esperan en la vieja cochera del palacio, una parada estratégica donde compendiamos mucho más datos sobre este fantástico rincón. Siguiente parada, la capilla. Este pequeño templo del siglo XVIII, nos conquista gracias entre otros puntos a su porche de composición metálica y interesantes azulejos.

A solo unos pasos de la capilla podemos encontrar otra de las considerables joyas del Jardín del Señorío de Bertiz, el mirador. Esta pasmante composición inspirada en las pagodas niponas, nos proporciona una bonita visión del río Bidasoa.

Acabamos con las edificaciones del Jardín del Señorío de Bertiz con entre los espacios mucho más esenciales, el Palacio y su fuente. La vieja vivienda de Pedro Ciga y Dorotea Fernandez, hoy día rehabilitada y amoldada para acoger asambleas, formaciones y exposiciones, únicamente puede ser visitada en su planta baja, espacio destinado a las exposiciones temporales del Jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz. En lo que se refiere a su fuente, una hermosa capacitación de piedra de manera circular, está ubicada en entre los laterales de la vivienda, al lado del jardín, al comienzo del itinerario sensorial.

Pasamos al paseo natural, al jardín exactamente. Si bien Pedro Ciga extenso y mejoro el Jardín Botánico del Señorío de Bertiz, el jardín original no es diseño de el, este espacio mágico fue obra de un jardinero francés, una obra de arte datada en 1847. Es aquí, donde la fuerza del agua y de los arboles nos captura, nos conquista. A lo largo de todo el paseo podemos encontrar sitios con los que interaccionar, sitios que forman una parte del itinerario sensorial del Jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz y en los que les aconsejamos, parar, sentir y gozar.

Por la parte autóctona debemos nombrar la existencia de las hayas, al paso que por la parte de las especies exóticas resaltamos elementos tan interesantes como los bambúes o el Ginkgo de China. No les deseamos revelar varios datos mucho más, es preferible sorprendernos con cada rincón de este hermoso paraje, eso sí, recordad, tocar, oír, ver, sentir.

Puntos de información: En el Parque Natural Señorío de Bertiz hay numerosos puntos de información donde tenemos la posibilidad de preguntar todas y cada una de las inquietudes que nos vienen a la cabeza. El top de información que podemos encontrar en nuestro sendero es la oficina de turismo que está situada en la entrada del estacionamiento, una oficina donde están expertos en los atractivos genéricos de la región donde estamos y de Navarra por norma general, gastronomía, cultura, historia y ¡considerablemente más!. El segundo rincón con el que estamos es la Caseta de acogida del Parque Natural, la gente que podemos encontrar en esta pequeña caseta prefabricada están expertas en el Señorío de Bertiz y su jardín, rincón donde debemos comprar las entradas. Una vez en el jardín del Señorío de Bertiz, en el centro de interpretación, existe otro pequeño puesto en el que nos mostraran los atractivos concretos de este rincón. Como veis, si nos perdemos algo por carecer de información no será.

Red Naturaleza 2000: El Parque Natural Señorío de Bertiz pertenece a las Zonas de Particular Conservación Europea RN2000. La red Naturaleza 2000, tiene como único propósito la conservación de las plantas y animales silvestres, tal como sus hábitats. La mayoría de la área que ocupa esta red de conservación, responde a bosques de hayas y robles mezclados con alguna región de pasto. Visto que las 7 especies de pájaros carpinteros que ya están en la península habiten en este ambiente, es un claro indicio de la buena salud ambiental que podemos encontrar en este Parque Natural.

Región: El Jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz está en el término municipal de Oieregi, al lado de Etxalar y el Valle de Baztan. Localización ideal para probar la habitual cocina clásico del norte de Navarra, de este modo para gozar de los pequeños y lindos pueblos que podemos encontrar en los aledaños, entre aquéllos que debemos poner énfasis Lesaka, Elizondo o Leitza entre otros muchos. Todo ello, conjuntado con la majestuosidad de su naturaleza transforma a esta región en un espacio obligación de conocer en cualquier visita a Euskal Herria. El género de hospedaje más habitual y abundante son las viviendas rurales, si bien asimismo tiene hoteles como Baztan o Elgorriaga.

Si les halláis cerca de Oieregi, no dudéis en conocer el Jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz, indudablemente entre los sitios mucho más lindos de todo el Parque Natural. Un espacio mágico, muy divertido de conocer, con una enorme relación calidad precio y con unos rincones dignos de contemplar. Disfrutad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí