Conoce el Museo de estelas de Abaurrea Alta, un museo diferente, didáctico y divertido en el corazón de los pirineos navarros.

El Museo de estelas de Abaurrea Alta (Abaurregaina en euskera), es uno de los múltiples atractivos que almacena el valle Aezkoa del pirineo navarro, un museo, en el que la visita contribuye considerablemente más de lo que semeja a fácil vista. Asimismo popular como el Jardín de estelas, este espacio navarro nos enseña todo lo relacionado con las » Hilarriak» (estelas en euskera), un ingrediente de nuestra historia y cultura que oculta los misterios de la gente que guardan bajo tierra.

En la parte posterior de la iglesia del pueblo, en la cara norte de la iglesia de San Pedro, podemos encontrar el viejo cementerio de Abaurrea Alta, un cementerio centenario del que la naturaleza se apropió, y que actualmente se ha recuperado para saber “in situ” todos y cada uno de los secretos que cubren estas singulares estatuas ancestrales, un cementerio reconvertido en museo. Merced al esfuerzo de los vecinos de la ciudad y las aportaciones de los distintos organismos oficiales, hoy día es viable contemplar veinta estelas discoideas en su situación y orientación auténticos, una enorme compilación de arte, cultura y también historia que nos acerca a la manera de vida de nuestros ancestros. Las estelas medievales que podemos encontrar en este museo navarro, nos ofrecen meternos en la piel de los historiadores para dejar volar la imaginación con el objetivo de conocer la identidad de la persona a la que corresponde cada estela. ¿Vamos a ser capaces de conocer la identidad de ciertas 25 personas que descansan bajo tierra?

Información del Museo de estelas de Abaurrea Alta.

  • Atractivos: Laberinto, temática única, cultura y también historia.
  • Horario: Temporada alta (desde el 15 de Marzo al 15 de Noviembre) de jueves a martes, de 11:00 a 14:00 y de 16:30 a 19:30. Miércoles cerrado.
  • Precio: 3€, pequeños inferiores de 12 años gratis, conjuntos de sobra de 14 personas 2,5€.
  • Duración: 1 hora.
  • Género de visita: Dirigida.
  • Correo electrónico: [email protected]
  • Localización: Cementerio de la Iglesia San Pedro, Abaurrea Alta (Abaurregaina), Navarra.

Si bien puede parecer una práctica muy lejana en el tiempo, estas estatuas funerarias fueron usadas hasta los días de nuestros aitites y amamas (abuelos y abuelas en euskera), un ritual muy reciente que les aconsejamos contemplar en primera persona.

Museo de las estelas de Abaurrea Alta.

Merced a la escenificación de este museo y a la enorme tarea de su responsable, Nayara, tenemos la posibilidad de señalar que la visita al Museo de las estelas del valle de Aezkoa se convirtió en parada obligatoria en todo viaje a los vales pirenaicos navarros. Y sucede que, las flores, plantas y el paisaje que se creó a través de las angostas calles que forman el laberinto de este museo plasman con perfección la metáfora de la vida y la desaparición.

De qué manera llegar: Llegar hasta el museo de estelas es tan simple como llegar hasta el concejo de Abaurrea Alta, y sucede que la iglesia que lo acoge está al lado de la carretera que atraviesa la ciudad. La entrada al museo está en el pórtico de la iglesia de San pedro, subiendo unas escaleras a mano izquierda, no posee perdida.

Dónde estacionar: Si bien el pueblo es pequeño hay múltiples zonas donde poder estacionar, en nuestro caso, dejamos el turismo prácticamente en frente de la iglesia, en la acera de enfrente. Recordad que la explanada que podemos encontrar al lado de la iglesia es de ingreso privado, con lo que es imposible estacionar. Desde el museo, nos aconsejan estacionar en oposición al Bar Pirineo, una recomendación que desde aquí secundamos.

Laberinto: La escenificación del Museo de estelas de Abaurrea Alta, recrea un laberinto lleno de estelas a través de un enorme trabajo de paisajismo que recrea los distintos instantes del período de la vida y la desaparición. Una metáfora muy correcta que aparte de reflejar la verdad de cada etapa nos da una magnífica vista aérea del museo.

De este modo, tenemos la posibilidad de dividir el museo en las distintas etapas que nos aguardan entre la vida y la desaparición:

  • Laberinto: Pre nacimiento.
  • Jardín: Nacimiento.
  • Escaleras y primera pasarela: Niñez.
  • Escaleras de caracol: La bien difícil adolescencia.
  • Pasarela con vistas al laberinto: La madurez.
  • Segundas escaleras de caracol: La vejez y la desaparición.

Museo: Llegamos al Museo de Estelas de Abaurrea Alta sobre la bocina, a última hora de la tarde, en el momento en que se encontraba a puntito de cerrar, pero Nayara, nuestra anfitriona, nos recibió con los brazos libres, invitándonos a recorrer el laberinto y conocer sus misterios mucho más sorprendentes. Comenzamos la visita con una corto introducción al asombroso planeta de las estelas para continuar conociendo una a una las 24 sobrantes piezas de la compilación persistente del museo. Debemos señalar que si bien solo 24 piezas conforman la compilación de hoy de este espacio navarro, el almacén y el pórtico de la iglesia guardan otras 15 dentro suyo.

Todas de tienen su particularidad, ciertas en perfectas condiciones otras solamente irreconocibles, pero todas y cada una con enorme hermosura y riqueza histórica. Los astros y los distintos elementos de la astronomía llenan una gran parte de las estelas del museo, dejando claro la suma importancia de estos en la civilización y también historia del pueblo vasco. Si bien las estelas no solamente se usaron para ofrecer sepultura a personas de religión cristiana, la fuerza de esta, impuso los símbolos religiosos como la cruz de cristo en todas y cada una . Dependiendo del poder de compra de la persona, la estela era aproximadamente desarrollada, con aproximadamente datos, un hecho que nos asiste a conocer ciertos individuos que guardan reposo aquí. Todas y cada una de las estelas que están rodeadas por una plancha metálica fueron preservadas exactamente en el mismo sitio y orientación donde fueron descubiertas, acatando al límite la esencia del cementerio original.

La mayor parte de las estelas fueron construídas entre los siglos XIII y XIX, reconociendo de manera fácil la fecha de creación de exactamente las mismas por la simbología y forma de todas . Y sucede que el trabajo de labrar la piedra y el de cantero avanzaban con el pasar de los años, consiguiendo novedosas y mejores técnicas de elaboración.

Las estelas están protegidas por plantas y flores, el ámbito natural de todo cementerio viejo. Recordad que la visita al Museo de estelas de Abaurrea Alta siempre y en todo momento es dirigida, un hecho, que nos asistencia y bastante, en el momento de entender cada aspecto de las estelas que lo conforman. Una vez concluida la visita tenemos la posibilidad de perdernos solos dentro del laberinto realizando mucho más entretenida la visita, ¿vais a ser capaces de salir de este entresijo de corredores?

Localización: El Museo de Estelas se posiciona en el pueblo de Abaurrea Alta, en pleno pirineo navarro, a 2 pasos de sitios paradisiacos como la Selva de Irati o la gruta de Arpea. Un concejo que aparte de ser el pueblo mucho más meridional del Valle de Aezkoa, muestra el título de pueblo mucho más prominente de todo Euskal Herria (1.040 metros), una característica por la que varios lo llaman el “Balcón de los Pirineos”.

Un pequeño núcleo urbano, en el que la naturaleza cobra enorme importancia, y sucede que en el pirineo navarro el verde se impone al resto de tonos que captan nuestros ojos, un enorme obsequio para nuestra vista que deja claro el valor natural que lo circunda.

Atención: Nayara, la responsable del museo, nos mostró su pequeño rincón con enorme entusiasmo y pasión, invitándonos a probar nuestra imaginación tratando acertar los distintos símbolos geométricos que podemos encontrar en las estelas del museo. Una enorme tarea que contribuye un agregado a la visita. Eskerrik asko!

Barandiaran: Jose Miguel de Barandiaran (1889, 1991), mucho más popular como Aita Barandiaran (Padre Barandiaran en euskera, por el título de sacerdote) fue uno de sobra esenciales antropólogos, etnólogo y arqueólogo del pueblo vasco, un enorme hombre que aporto mucho más de lo que tenemos la posibilidad de argumentar a la civilización vasca. Un enorme con pasión de su pueblo que compartió pensamientos y teorías sobre las estelas con otros varios investigadores de su temporada. Una tarea que lamentablemente no llegaron a desempeñar en el pueblo que el día de hoy nos ocupa, pero que usamos para transcribir las estelas.

Qué ver: En términos en general, los vales del pirineo navarro nos obsequian hermosas estampas de pueblos de calles adoquinados rodeados por verdes y frondosos bosques. Una estampa que se reitera de manera continua en este territorio. Nuestras sugerencias son fáciles, factoría de armas de Orbaitzeta, contemplar los Hórreos de Aezkoa, pasear por las una cantidad enorme de sendas de la Selva de Irati, recorrer los hermosos pueblos navarros y como es natural la gruta de Arpea, un obsequio para los sentidos.

No obstante, si no tenemos ganas desplazarnos del propio pueblo de Abaurrea Alta, tenemos la posibilidad de recorrer los varios encantos que le cubren de mano de Nayara, podéis preguntar con cualquier duda que les brote.

O sea cultura y también historia de Euskal Herria, o sea el Museo de estelas de Abaurrea Alta, o sea el ejemplo de como un pueblo de solamente 130 pobladores puede instruir al planeta como con esfuerzo se puede recobrar el patrimonio que el tiempo y la naturaleza había escondido ¡ven al pirineo navarro y goza!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí