Olite, la histórica localidad de Navarra.

Viajar a Olite (Erriberri en euskera) es lo mucho más similar a viajar en el tiempo, a fantasear con la Edad Media, un hecho, con el que todos hemos soñado por lo menos una vez en la vida. Esta histórica localidad, nos ha enamorado con sus mil y un encantos, y sucede que, el castillo/palacio de Olite no es mucho más que un pequeño temtempié de lo que nos proporciona este núcleo urbano. El día de hoy les vamos a enseñar todos y cada uno de los rincones que nos llamaron la atención en Olite: su casco viejo amurallado, sus angostas calles, sus nobles caserones, sus gigantes escudos, sus galerías subterráneas, su municipio, su palacio viejo, su museo del vino, su portal de Tafalla… unas construcciones, que están envueltas en un increíble halo de fantasía y que se contemplan espectacular desde las múltiples torres del castillo. Aquí les dejamos un vídeo como un ejemplo:

Olite llama la atención a pequeños y mayores por partes iguales, y sucede que este complejo urbano se convirtió en la última década en entre los sitios favoritos para las fugadas en familia. Imaginaros por un momento, un espacio en el que castillos, palacios, galerías subterráneas, gastronomía y viñedos cobraran importancia, un espacio, que atrae indudablemente a los mucho más pequeños con solo denominar la palabra “castillo” y lo complementa captando a los mayores con las expresiones “capital del vino de Navarra”, el titulo honorifico de Olite.

No es al azar que Olite / Erriberri ostente el título de capital del vino de Navarra, tampoco lo es que el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Navarra y su Estación de Viticultura y Enología de Navarra (EVENA) lleven desde su fundación (1981) en Olite. Todo tiene su por qué razón, todo tiene una sólida argumentación, todas y cada una de las cuestiones tienen una contestación, o sino más bien, que se lo pregunten a los causantes del Museo del vino de Navarra o a las incontables bodegas de vino que podemos encontrar en Olite, espacios, que nos asistieron a comprender en hondura la historia y tradición de este pueblo ambiente al vino.

Tras nuestro último viaje a Olite muchas son las cuestiones que nos habéis hecho sobre esta histórica localidad de Navarra, pero la mayor parte se resumen en las habituales 5 cuestiones de siempre y en todo momento:

  • Qué ver en Olite.
  • Qué realizar en Olite.
  • Dónde comer en Olite.
  • Dónde reposar en Olite.
  • Cuánto tiempo se precisa para poder ver Olite.

Vamos a procurar contestar a todas y cada una , pero además de esto, vamos a contaros la crónica de este núcleo urbano tan particular, y sucede que, ¿qué es un pueblo sin su crónica y carácter?

La espléndida silueta del Castillo de Olite (de manera oficial llamado Palacio Real) domina el núcleo urbano de la región al paso que en las afueras, los viñedos y las bodegas nos detallan otra de sus especificaciones mucho más esenciales, la civilización del vino. Pero esto no es todo, y sucede que, entre sus angostas y también históricas calles podemos encontrar establecimientos que nos prueban el enorme potencial gastronómico de la zona mediante los modelos autóctonos de Navarra y el buen realizar culinario de sus chefs y chefs. ¿Les atrevéis a conocer con todo lo mencionado?

Información de Olite.

  • Nombre: Olite. Erriberri en euskera.
  • Extensión: 84 km cuadrados.
  • Pobladores: 4.000 pobladores.
  • Atractivos: Capital del vino de Navarra. Núcleo urbano medieval.
  • Gentilicio: Olitense.
  • Correo electrónico: [email protected]
  • Localización: Merindad de Olite, Región Media, Navarra.

Según nos aproximamos a Olite, según avanzamos por la carretera, nos ofrecemos cuenta que Olite todavía es una villa de otra temporada, un destino turístico que nos recibe con los brazo libres «estancado» (en el buen sentido de la palabra) en pleno siglo XV. Merced a la asistencia y consejos de Javier Adot, responsable de Guiarte Servicios Turísticos (GuiarteNavarra.com), pudimos gozar de Olite desde una visión muy beneficiada, desde un criterio local. Y sucede que, merced a sus contribuciones hemos planeado de un fin de semana de mucho lujo en el corazón de Navarra.

Historia de Olite.

El origen de Olite se remonta a la temporada romana, instante histórico en el que se creó el establecimiento primitivo de Olite. Y sucede que, según los historiadores, los restos arqueológicos que se han encontrado forman parte a la temporada imperial romana (Siglo I D.C), prácticamente nada. Fueron múltiples las civilizaciones que reutilizaron este establecimiento de roma, todas y cada una , lo moldearon a su gusto y objetivos, pero sin ningún género de dudas, la mayor y mucho más atractiva reconstrucción fue la que vivió a manos de Carlos III el Noble y su mujer Doña Leonor de Trastámara en el siglo XV. Estos, reconstruyeron el Palacio Viejo y hicieron el Palacio Nuevo, popularmente conocido como el “Castillo de Olite”. Desde ese momento, los monarcas navarros siempre y en todo momento estuvieron vinculados de una manera muy particular a Olite, hasta el punto que este núcleo urbano termino transformándose en la sede mucho más visitada por los monarcas navarros durante toda la historia. Hoy día, el Castillo de Olite se considera todo un líder en todo el mundo. Una parte arquitectónica, que al lado del Palacio Viejo, la iglesia de Santa Maria y el resto del grupo medieval forman entre los complejos góticos mejor preservados de todo el mundo.

Localización de Olite.

Este núcleo urbano se posiciona en la región media de Navarra, en el límite con la Ribera, en la margen derecha del río Cidacos, a 388 metros de altitud sobre el nivel del mar y cercada por los núcleos urbanos de Tafalla, San Martín de Unx, Beire, Pitillas, Murillo el Cuende, Caparroso, Marcilla, Falces y Tafalla. Una localización, que le llevó a transformarse en el centro geográfico de Navarra, ganándose de esta forma el sobrenombre de “corazón de Navarra”. Olite está a 42 km de su capital, Pamplona (Iruña en euskera), regalándonos un espacio estratégico para cualquier viaje a Navarra. ¡Una localidad idónea para detallar nuestro campamento base!

Asimismo se puede destacar que Olite está a menos de 2 horas de las capitales vascas, realizando posible conocer en un mismo viaje alguno de los espacios que comentamos en nuestra página:

  • Donostia San Sebastián: 130 km / 1 hora y 25 minutos.
  • Vitoria Gasteiz: 144km / 1 hora y 30 minutos.
  • Bilbao: 200 km / 2 horas.

Qué ver en Olite.

Olite almacena varios bienes dentro suyo, genuinos recovecos históricos que hacen muy particular recorrer caminando esta localidad amurallada.

Palacio Viejo: Este palacio, actualmente reconvertido en Parador de Turismo de Olite, fue a lo largo de la Edad Media sede real de los reyes de Navarra, una composición que fue declarada monumento nacional en 1925 y que representa hoy en dia el complejo gótico civil mejor preservado de Navarra y Europa. Asimismo popular con el nombre de “Palacio de los Teobaldos”, el origen de este palacio se remonta a la temporada romana, donde formaba el “Praesidium” la fortaleza o núcleo del recinto amurallado primitivo de Olite. Si deseáis entender mucho más en aspecto esta composición medieval les aconsejamos la lectura de nuestro producto “Parador de Olite, Parador Príncipe de Viana, casa de reyes” en el que les contamos nuestra experiencia en este hotel de Olite.

Palacio Real de Olite: Asimismo popular como “El Castillo de Olite”. Esta joya arquitectónica fue promovida por Carlos III el Noble y su mujer Doña Leonor de Trastámara, una edificación, que actualmente se convirtió en un icono del viejo Reino de Navarra. Si estáis apasionados en conocer este atrayente histórico de Olite les aconsejamos leer nuestro producto “Castillo de Olite, el monumento mucho más visitado de Navarra” donde les recomendamos el género de visita a efectuar y un montón de información sobre .

Museo de la viña y el vino de Navarra: El Museo del vino está en el viejo Palacio de Santurrón Angel, un edificio del siglo XVII que está en la en el centro plaza de los Teobaldos y que asimismo aloja la oficina de turismo de Olite. Este museo, entre los mucho más populares de la ciudad, tiene una exposición persistente que ocupa las 4 plantas del palacio, siendo la última de , el sótano, la vieja bodega del Palacio, la mucho más particular de todas y cada una . Todas las plantas se encarga de argumentar un aspecto diferente del vino de Navarra, realizando que todas y cada una tengan un interés particular para el viajero. Al terminar la visita, tiene rincón una cata muy particular, la degustación de un vino tinto elaborado por la Estación de Viticultura y Enología de Navarra (Evena), que no existe en el mercado, un caldo único y muy particular con el que ofrecemos por nuestra próxima estancia en Olite. Si les atrae este museo y deseáis mas información sobre el no dudéis en entrar a nuestro producto «Museo de la Viña y el Vino de Navarra«.

Iglesia de Santa Maria: Entre el Parador y el Castillo de Olite, adosada a este último, podemos encontrar la Iglesia de Santa Maria la real de Olite, una parroquia que luce por su exterior mucho más que por su interior. Y sucede que, aparte del cautivador patio que podemos encontrar en frente de , debemos poner énfasis su testera donde es aparente la policromía original que fué recuperada tras su restauración.

Galerías medievales: En oposición al municipio de Olite, bajo la plaza de Carlos III, hay unas pequeñas galerías subterráneas en las que podemos encontrar una exposición sobre la vida en la Edad Media. Según dicen las leyendas, estas galerías se podían recorrer a caballo y eran al lado del Castillo de Olite entre los sueños de Carlos III el Noble, rey de Navarra, quien soñaba con juntar el Castillo de Olite y Tafalla a través de galerías subterráneas. Sin embargo, hay otra teoría con la que están en concordancia la mayor parte de historiadores, según estos, las galerías que actualmente recorremos son los huecos que ya están entre los pilares de viejos puentes que dejaban la entrada al centro urbano de Olite. La exposición persistente que podemos encontrar en este espacio nos enseña la manera de vida de la Edad Media, realizando particular hincapié en el textil, en la manera de vestir y su relación con las clases sociales. Las galerías son pequeñísimas y se tienen la posibilidad de recorrer muy de forma rápida, pero su precio asimismo es achicado, con lo que consideramos que vale la pena arriesgarse ¿Les gustaran? ¡Quién sabe! A nos asistió para complementar la visión general que teníamos sobre Olite en la Edad Media. Les planteamos la lectura de nuestro producto: «Galerías subterráneas de Olite, un tesoro de la Edad Media«.

Recinto amurallado: Caminando por Olite, podemos encontrar numerosos extractos de lo que otrora fue el recinto amurallado de roma, una composición del siglo I que si bien ha perdido una parte de su encanto (inicialmente tenía 20 torres y 2 accesos de entrada) todavía es otro de los varios atractivos turísticos de Olite.

Visita a una bodega: La historia y cultura de Olite están íntimamente ligadas al vino, un hecho que hace prácticamente obligación conocer una bodega en cualquier fuga a esta histórica localidad. Para entender el origen de este vínculo tan fuerte debemos remontarnos hasta las primeras villas agrícolas romanas ubicadas en la vega del Cidacos, a pocos metros del presente Castillo / Palacio de Olite. En numerosos de los estudios arqueológicos completados sobre la región han aparecido restos de lagares, prensas de vino o vasijas, pruebas irrebatibles de que en la temporada romana, Olite ahora tenía una relación muy particular con el vino. El tiempo mediterráneo de Olite la convirtió en un lote propicio para la producción y elaboración del vino, un hecho que se ve reforzado por las 7 bodegas que podemos encontrar a lo largo y ancho de la ciudad. Sólo algunas de las bodegas proponen servicios de visitas, con lo que decidimos llevar a cabo un pequeño análisis que nos llevó a decantarse por la visita dirigida a la bodega Ochoa. ¿Deseáis entender nuestra opinión? Ochoa es una marca que tiene un enorme respaldo popular en todo Navarra, una bodega familiar, que aposto por la Denominación de Origen Navarra desde el comienzo. La visita, si bien corta, fue de lo mucho más atrayente y también intensa.

Empezamos la visita, en una esquina épico, idílico. Un espacio que la familia Ochoa acostumbra usar para charlar sobre el futuro de la bodega y probar algún que otro caldo. Es aquí, donde nos introdujeron en el peculiar planeta de la familia Ochoa. Y sucede que debéis entender que esta bodega apuntada otrora por el enorme Javier Ochoa (una entidad vinícola en Olite) y hoy en día por las hermanas Adriana y Beatriz Ochoa, ha fusionado tradición y modernidad para brindarnos su increíble gama de vinos. Tras caminar entre barricas y depósitos de acero inoxidable, tras conocer el desarrollo de elaboración de sus vinos, pasamos a probar 6 de sus caldos, prácticamente nada. Por pluralidad no será por supuesto.

Sus vinos, muy variados, muy dispares a los que nos tienen familiarizados las bodegas de la Rioja Alavesa, nos ofrecieron una experiencia diferente, bien interesante. Una visita cien% aconsejable. La ruta del vino de Navarra tiene en Olite uno de sus mayores representantes, una característica que le llevó a ganarse por méritos propios el título de “Capital del vino de Navarra”.

¿Sabéis que Ochoa en euskera significa lobo? ¿Interesante verdad?

Callejear: Dejarse perder por las calles de cualquier localidad siempre y en todo momento es una gran idea, mucho más aun si hablamos de un núcleo urbano medieval donde los palacios y las casonas blasonadas sobran. Este es la situacion de Olite, donde sus calles y rúas, estructuradas a través de exactamente la misma configuración que tenían en el siglo XIII, nos presentan una curiosa fusión de edificaciones medievales, renacentistas y barrocas. Un bonito entresijo de construcciones que representa otro de los enormes atractivos de la región.

Pueblos próximos: Olite es un paraíso, sí, pero no por esto debemos olvidarnos del resto de ayuntamientos que le cubren. Muy cerca, a solo 17 km, podemos encontrar el pueblo de Ujue (Uxue en euskera), una fuga que complementa con perfección la visita a Olite.

Fiestas: Las fiestas de Olite tienen un carácter medieval que no pasa inadvertido entre sus visitantes, unos festejos que nos trasladan a temporadas de campeonatos, magos, juglares, príncipes y princesas, unas fiestas, de las que tenemos la posibilidad de gozar en el mes de agosto merced a las Fiestas Medievales de Olite. Asimismo es destacable el Festival de Teatro Tradicional de Navarra que se festeja en Julio o la Festividad del Vino de septiembre. ¿Con cuál les quedáis? 

Dónde reposar en Olite.

Si bien hay numerosos establecimientos hoteleros donde se puede reposar cuerpo y cabeza con perfección, esta vez hemos amado evaluar en primera persona los servicios del Parador de Olite, un lugar señorial en el que la calma y el silencio nos dejan reposar caminando suelto.

Parador de Olite: Asimismo popular como el Parador Príncipe de Viana, este lugar olitense está situado en el Palacio Viejo, entre las sedes predilectas de los reyes navarros. Si bien a lo largo de nuestra estancia únicamente pudimos investigar y evaluar los servicios de hospedaje y desayuno, fue bastante para llegar a la conclusión de que hablamos de un hotel único, singular y también incomparable que nos da una experiencia de otra temporada. Eso sí, lo bueno se paga. Pero no sus servicios meritan la pena, si bien no poseemos nada malo que señalar en relación a la calidad de su desayuno, si poseemos bastante que decir sobre su precio, abusivo. Tras nuestra visita, hemos escrito una perfeccionada opinión en el producto “Parador de Olite, Parador Príncipe de Viana, casa de reyes” un artículo, que les invitamos a leer.

Por si acaso no les atrevéis a leer el producto terminado, les dejamos un vídeo a fin de que les hagáis un concepto de las estancias que almacena este hotel. La habitación que observamos en el vídeo es una doble superior situada en la testera primordial, al lado de la plaza de los Teobaldos.

Si las tarifas del Parador de Olite no están fabricadas para nuestros bolsillos o sencillamente no les gusta abonar esas proporciones por únicamente pernoctar, no les preocupéis, Olite tiene toda clase de establecimientos hoteleros, ¡seguramente halláis uno que se acople perfectamente a vuestras demandas! Asimismo debemos señalar la presencia de un estacionamiento para autocaravanas en Olite, cerca del centro, por opciones no será.

parte trasera del castillo de olite

Dónde comer en Olite.

A lo largo de nuestra estancia tuvimos la posibilidad de gozar de las producciones gastronómicas de establecimientos de todo género, desde las reconocidas migas, pasando por ternera navarra marinada con vinos de la tierra, para acabar con los dulces “txantxigorris”. Hete aquí un pequeño resumen con sugerencias de todo género.

Desayunar y merendar: Al lado del portal de Tafalla, al lado de los parking situados fuera del casco histórico, podemos encontrar Casa Vidaurre, un obrador artesano que nos da un enorme servicio de cafetería y pastelería. A poner énfasis su enorme oferta de desayuno (Parte de bollería + jugo natural + café) y sus excelentes “txantxigorris”, una suerte de tortas desarrolladas de manera artesanal con un toque a canela. Entre los dulces mucho más representativos de la gastronomía clásico navarra que se muestra frente como un óptimo suvenir gastronómico para llevar a amigos o familiares al lado de una aceptable botella de vino navarro.

Comer / cenar menú elaborado: Una vez degustadas las recetas habituales de los dulces navarros, les aconsejamos gozar de otro de los fuertes de la gastronomía navarra, su huerta. Casa Zanito nos proporciona artículos de quilómetro cero, artículos locales, artículos navarros elaborados con bastante mimo y presentados al comensal cuidando la estética y presentación. Tras un ajetreado día de visitas, fotografías y experiencias, nos aproximamos hasta el local que Casa Zanito dispone en el centro de Olite. Un pequeño local que tiene 2 sitios de comidas, (menú del día en la planta baja y menús elaborados y a la carta en la planta superior), elegimos por la planta superior, a la carta. Nuestra decisión fue simple:

  • Pimientos de piquillo de lodosa a la plancha con lajas de jamón ibérico y huevo a baja temperatura para comunicar, muy, muy buenos, bien presentados y buena cantidad.
  • Rodaballo salvaje al horno con patatas panaderas y refrito de ajo y guindilla. No tenía nada que ver con los rodaballos de Getaria u Orio pero tampoco se encontraba a años luz de . Lamentablemente, con este plato tuvimos un pequeño percance, en el momento en que nos presentaron el plato, no estaban las patatas panaderas. Al preguntar por , nos comentaron que se les habían terminado, fundamento por el que no nos las habían puesto, pero acto seguido nos sacaron un pequeño plato con 2 patatas, verdaderamente 2. Un feo aspecto que estropeo nuestra experiencia en Casa Zanito. ¿Tanto cuesta señalar que se terminaron las patatas antes de enseñar el plato y ofrecer la posibilidad al comensal de mudar su decisión?
  • Solomillo de ternera de Navarra con foie y salsa de Oporto. Realmente bueno.

Si bien degustamos, verdura, pescado y carne, el plato que mejor gusto de boca nos dejó fueron los pimientos de piquillo de Lodosa y sucede que como la huerta de Navarra, escasas. Debemos nombrar que los costes del lugar de comidas Casa Zanito de Olite exceden los de un fácil menú del día. Hablamos de artículos de calidad y se abonan como tal (precio medio 50€). Es interesante revisar que la entrada a la región del hotel de casa Zanito se efectúa por medio del comedor de la planta superior, realizando que las maletas de los huéspedes se mezclen con el ámbito del lugar de comidas a lo largo de la comida, un instante un poco violento que no molesta, pero que tampoco es aporta un beneficio para la experiencia.

Comida cena mucho más accesible: Si la iniciativa previo les semeja un poco exorbitante, les acercamos otra alternativa mucho más accesible, mucho más económica, La Casa del Preboste. Este lugar de comidas situado en una vivienda medieval del siglo XV prosigue sosteniendo exactamente el mismo encanto y fantasía que envuelve toda la localidad, un hecho, que se reafirma con el pozo de agua original que sostiene dentro suyo. En lo que se refiere a su comida, La Casa del Preboste nos da lugar de comidas, asador y pizzería, 3 en 1. Les aconsejamos evaluar las pizzas artesanales desarrolladas en el horno de leña, finas como las pizzas auténticos de Italia y desarrolladas con modelos locales. Si las pizzas no son de tu gusto siempre y en todo momento podéis decantarse por la parrilla o el menú.

Lamentablemente, el local tiende a estar hasta la bandera y la espera se frecuenta alargar mucho más de lo esperado. Como curiosidad debemos señalar que el nombre de este lugar hay que a la figura o cargo de Preboste, un trabajo que los reyes navarros nombraban en todos esos sitios en los que tenían un palacio (caso de Olite). El trabajo del Preboste no era otro que el de oficial de la justicia, persona que se ocupaba de los presos y de la prisión.

Planificación del viaje a Olite.

Olite se puede observar y gozar con perfección en un fin de semana, pero como todos y cada uno de los entornos de Navarra, tiene bastante que sugerir a sus aledaños. Si deseáis desarrollar un profundo, entretenido y también increíble fin de semana en Olite no les perdáis nuestra recomendación:

  • Viernes: Llegada, callejear y posicionarse. Al llegar a un nuevo destino es fundamental entremezclarse con la multitud, hacerse al rincón y saber la activa de la región. Un requisito fundamental para gozar del resto de días.
  • Sábado: El sábado es el día grande, un día profundo. Para aprovecharlo al límite hemos planeado unas visitas en las que la gastronomía y la historia van de la mano. Comenzamos con la visita dirigida y libre al Castillo/Palacio de Olite y acabamos la mañana con la visita a las bodegas Ochoa, en las afueras del núcleo urbano, a diez minutos andando. Tras 2 enormes visitas, que mejor que coger fuerzas en entre los lugar de comidas mucho más relevantes de Olite, Casa Zanito. Tras la comida, descansar los alimentos y nos lanzamos a conocer los pueblos próximos como Ujue (Uxue en euskera).
  • Domingo: Proseguimos conociendo las maravillas de Olite con la visita al Museo de la viña y el vino de Navarra y las Galerías subterráneas de Olite.

Olite, se encuentra dentro de los pueblos mucho más conocidos de Navarra. Un «titulo habitual» que se ganó a pulso merced a su increíble núcleo urbano. Nos encontramos seguros de que esta tierra, otrora cuna de reyes y reinas, no les defraudara. Jamás antes les vais a haber sentido mucho más metidos en nuestra Edad Media que en Olite, corazón de Navarra. Un espacio que verdaderamente merece bastante la pena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí