entrada, Cabañas en los árboles en el Pirineo Navarro

Descansa en el Parador de Olite, el viejo Palacio Real de esta histórica localidad.

El Parador de Olite, asimismo popular como el Parador Nacional Príncipe de Viana, se encuentra dentro de los rincones que mucho más fotografían los pasajeros a lo largo de su estancia en la ciudad más importante del vino de Navarra (Olite). Sus gigantes muros de piedra, sus coloridos pendones y sus interesantes salones nos hacen viajar hasta la Edad Media para transformarnos en genuinos reyes y reinas a lo largo de nuestra estancia. Este lujoso hotel está situado en una parte del Palacio Viejo o Palacio de los Teobaldos, en el complejo del Palacio Real (Castillo de Olite), al lado de la Iglesia de Santa Maria. Una localización de mucho lujo, desde la que nos ofrecen conocer todos los misterios que almacena esta histórica localidad de la Región Media de Navarra.

Este hospedaje, es sin ningún género de dudas el mucho más popular de Olite, y no solo por ser proclamado Monumento Nacional o por formar parte a la cadena hotelera Hostales de Turismo, sino más bien por sus vidrieras, estancias y arcadas del Período medieval, una arquitectura bien difícil de ver en otro hotel. El Parador de Olite fue nuestra casa en el último viaje que hicimos a Navarra, una magnifica edificación, que representa fielmente el gótico civil de la zona. Los centenarios cimientos del parador (siglo XV) nos ofrecieron paz y calma a lo largo de toda nuestra estancia. Eso sí, a un precio un poco alto ¿merecerá la pena? ¡Prosigue leyendo y descúbrelo!

Información del Parador de Olite.

  • Nombre: Parador de Olite o Parador Nacional Príncipe de Viana.
  • Atractivos: Edificación histórica (palacio del siglo XV), localización en el centro, decoración medieval.
  • Género de hospedaje: Hotel de 3 estrellas.
  • Teléfono: 948 740 000
  • Precio medio: 150€.
  • Número de habitaciones: 43
  • Correo electrónico: [email protected]
  • Cadena hotelera: Hostales de turismo.
  • Localización: Plaza de los Teobaldos 2, Olite (Erriberri), Navarra.

Carlos III el Noble, rey de Navarra, tuvo como una de sus viviendas mucho más apreciadas el Palacio Real de Olite, popularmente llamado Castillo de Olite. Un edificio, que formaba una parte del complejo en el que asimismo estaba el viejo Palacio Real (de hoy Parador de Olite), el palacio primitivo, el palaciode los Teobaldos, el edificio que el día de hoy nos ocupa. Su ambiente, compuesto por angostas calles repletas de escudos de armas, viviendas de piedra, palacios y galerías medievales, nos sugiere ir a perdernos entre con el único propósito de gozar y comprender. Olite, es la ciudad más importante del vino de Navarra, un razonamiento mucho más que elogiable para saber sus bodegas, sus caldos y sus viñedos, cosa que hicimos por todo lo prominente visitando entre las bodegas mucho más históricas del sitio, la bodega Ochoa.

Parador de Olite, un hospedaje de gran lujo en Navarra.

La oportunidad de reposar donde lo hicieron viejos reyes y reinas es un poco recóndita actualmente, pero no irrealizable, una afirmación que reafirmamos tras conocer el Parador de Olite. Un hotel que se edificó en la parte mucho más vieja de lo que fue el palacio de los reyes de Navarra. Este parador, da 45 habitaciones dentro del viejo Palacio Real de Olite, a pocos metros del Palacio Real de hoy (Castillo de Olite). Una genuina joya.

Salones: Si bien por fuera parezca colosal, la verdad es bien diferente. La planta baja, donde podemos encontrar la mayoría de los espacios recurrentes (por no decir todos), tiene 2 salones, la recepción y la cafetería. Estancias, de las que resaltamos los 2 salones, el primero, el mucho más grande, es el que se usa como comedor, el segundo, situado en el ala derecha del edificio, se emplea como salón de estar, espacio de ocio. Este último nos enamoró con sus lámparas y decoración generalmente. Eso sí, lo mucho más impresionante es el pequeño txoko al que se ingresa desde la parte posterior de este, donde la música de fondo y las gigantes paredes de piedra, proponen un espacio donde estar en paz con uno mismo. Les dejamos un pequeño vídeo sobre este último salón, ¡seguramente les encanta!

Desayunos: El desayuno tiene rincón al lado de la recepción, en entre los 2 salones que les hemos citado. Un espacio épico, en que nos divertimos de modelos naturales, frescos, habituales y de enorme calidad. Si bien no contamos pega alguna sobre el servicio y los artículos degustados, su precio (18€ persona/día) y las sugerencias de los Olitenses nos animaron a evaluar la iniciativa de desayuno de la Casa Vidaurre, ¡un acierto! Nos decantamos por su menú de desayuno: Parte de bollería, jugo natural y café. Eso sí, paciencia, tiende a estar hasta la bandera y las camareras no dan abasto. Artículos artesanos de alta definición a buen precio.

Comer y cenar: Si bien entre nuestra lista de sugerencias para comer y cenar en Olite asimismo estaba el Parador, decidimos salir un tanto y probar los platos de otros establecimientos. De esta manera fue como descubrimos el lugar de comidas Casa Zanito o el asador pizzería Casa del Preboste, 2 establecimientos situados en el núcleo urbano que les aconsejamos conocer. El primero, es un lugar de comidas de platos elaborados con artículos autóctonos, de la región, de calidad. El segundo, da una bonita oferta de pizzas cocinadas en horno de leña, excelentes. Como veis Olite tiene una diferente oferta gastronómica, todo es dependiente de nuestros deseos y presupuesto. ¡En este momento les toca seleccionar a nosotros!

Historia: Si por algo resaltan todos y cada uno de los Hostales de Turismo es por la historia y singularidad de sus inmuebles. Una característica, que observamos representada con perfección en el Parador Príncipe de Viana. El complejo palaciego de Olite, halla en el Palacio Viejo o Palacio de Los Teobaldos su gerente mucho más longevo, y sucede que, el edificio donde se asienta el presente Parador es la parte mucho más vieja de todo el complejo.

Temporadas históricas para el Parador de Olite, el Parador Príncipe de Viana.

  • Temporada romana: Creación.
  • 621: Los visigodos reutilizaron la construcción romana.
  • Siglo XIII: Sancho VII comienza a emplear el Palacio Real de Olite como espacio monarcal.
  • 1914: Fue conseguido por la Diputación Foral de Navarra.
  • 1925: Fue proclamado Monumento Nacional.
  • 1966: Fue estrenado como Parador de Olite.
  • Años 70 y 80: Ampliación del Parador de Olite.

Si bien varios piensan que el origen de esta composición está en la Edad Media, el origen se remonta hasta la temporada romana. Eso sí, la hermosura y excelencia del presente complejo hay que a las reformas que Carlos III el Noble realizo ambiente a aquellas creaciones romanas, ampliando el Palacio Viejo y creando al lado de este el Palacio Nuevo. Desde 1512 los palacios de Olite comenzaron a ingresar en clara caída, si bien su mayor desastre no ocurrió hasta la guerra de la independencia, donde sucedió el enorme incendio que asolo todo el complejo. Desde el instante en que se incendió hasta 1914, año en el que la Diputación Foral de Navarra adquirio el edificio, el Palacio Real fue empleado por varios como almacén donde hallaban todo lo preciso para la edificación de sus viviendas, un hecho arguye por que se han encontrado piedras con firmas de canteros y otros escritos en viviendas recurrentes de la temporada. Tras finalizar la reforma, el parador únicamente tenía 14 habitaciones, deficiente para albergar a sus huéspedes, con lo que se decidió efectuar una ampliación sosteniendo exactamente el mismo estilo arquitectónico del palacio.

¿Por qué razón el Parador de Olite tiene por nombre Parador Príncipe de Viana? El rey Carlos III el Noble, tomo como sustituto a su nieto, el príncipe Carlos (Peñafiel, año 1421), un niño que se había criado al lado de en el Palacio Real de Olite y para el que creo el título de Príncipe de Viana. Carlos, fue fruto del matrimonio entre Blanca (hija de Carlos III de Navarra) y Juan (príncipe de Aragón), un príncipe que actualmente es popular por los continuos combates con su padre y su enorme tarea en pos de la escritura, la civilización y las artes. Carlos de Viana murió a los 40 años de edad (1461) en el Palacio Real de Barcelona gracias a la tuberculosis que padecía desde hace unos años. De esta forma es, como el Parador de Olite, rinde homenaje a entre las figuras reales que habitó el Palacio, llevando su nombre.

Estacionamiento: Si bien es viable entrar con nuestro vehículo hasta prácticamente nuestra puerta del Parador de Olite para bajar nuestro equipaje, está contraindicado estacionarlo de manera continuada en los aledaños de la Plaza de los Teobaldos.

Normativa municipal que nos ordena a sacar el vehículo y aparcarlo fuera del núcleo, a unos cuantos minutos andando del Parador. Hay multitud de zonas para estacionar de manera gratuita ambiente al Parador de Olite, pero la mucho más aconsejable es la que podemos encontrar al lado del portal de Tafalla (en la entrada norte de Olite/Erriberri).

Si bien es posible que en todo el día esta región cuente con una enorme afluencia de tráfico, a lo largo de la tarde noche y a a lo largo de las primeras horas de la mañana no frecuenta haber inconveniente de estacionamiento. En esta región, aparte de conseguir estacionamiento para nuestro vehículo, asimismo descubrimos una enorme opción para desayunar, merendar o sencillamente tomar algo entre horas: el obrador artesano Casa Vidaurre un lugar del que les hablamos previamente y que aconsejamos al cien%. No olvidéis comprar sus reconocidas tortas de Txantxigorri.

Atención: La atención fue impecable de comienzo a fin, nada que reprochar. A nuestra llegada nos recomendaron más que nada género de sitios y a nuestra marcha nos ofrecieron una rebaja de 15% para gastarlo en otro parador de vuelta a casa, una política que emplean todos y cada uno de los hoteles de la cadena Hostales de Turismo actualmente. Además de esto, nos ofrecieron la tarjeta amigos de los hostales, una tarjeta que nos deja acogernos a promociones que esta cadena hotelera saca al mercado ocasionalmente. Una alternativa, que nos deja gozar de este género de hospedajes a un precio bastante menor en ciertas temporadas del año.

Habitación: En nuestro caso, tenía que ver con una habitación doble superior situada en el primer piso, al lado de la testera primordial. Una estancia, algo mucho más grande de lo común, donde resaltaba un pequeño pasillo que hacía de recibidor, un extenso baño y una habitación donde quizás sobraban unos cuantos muebles. Para llegar a las habitaciones tenemos la posibilidad de llevarlo a cabo desde las escaleras que podemos encontrar en los dos laterales de la planta baja o en ascensor, para deseos. En nuestro caso, al estar alojados en el primer piso, optábamos por las escaleras el mayor número de ocasiones. Y sucede que, no todos y cada uno de los días se recorren corredores observados por armaduras medievales, lámparas enormes y ventanales cubiertos de vidrieras de película. Lo que está claro es que las habitaciones del Parador de Olite no son iguales al resto de las habitaciones que hemos encontrado por todo Euskal herria. Les dejamos un pequeño vídeo sobre nuestra habitación a fin de que podáis ver con nuestros propios ojos lo que les enseñamos en estas líneas:

Recorrer el parador: Comunmente, las primeras horas de nuestra estancia en hoteles, hostales o algún otro género de hosting lo acostumbramos a dedicar a examinar cada rincón del edificio en el que nos alojamos, y el Parador de Olite no fue la salvedad. Conque, utilizando su antojadiza arquitectura, recorrimos cada peldaño y cada pasillo que unen las plantas de este hotel, escalera arriba y escalera abajo, de este modo descubrimos numerosos recovecos increíbles en el propio edificio, espacios, donde relajarse con vistas al de hoy Palacio real es viable. Edad Media con mayúsculas. La cafetería del Parador, tal como múltiples de las habitaciones que están al lado de , son fruto de un anexo al edificio primordial, un espacio que nos pareció bastante menos pasmante que el resto del Parador.

Precio: En nuestro caso, el valor de un fin de semana en régimen de solo hosting ascendió hasta los alarmantes 375€. Debemos tomar en consideración que nuestra estancia coincidió con el puente del Pilar, instante, en el que las tarifas de todos y cada uno de los hoteles tienden en alza. Si bien como todo hosting el valor del Parador de Olite oscila cada día, tras efectuar decenas y decenas de simulaciones de búsqueda en distintas temporadas del año y buscadores web, hemos encontrado un patrón que prácticamente se cumple el 90% de las ocasiones: el Parador Príncipe de Viana tiende a ser el hosting mucho más costoso de todo Olite. Y sucede que, absolutamente nadie mencionó que reposar en un palacio fuera económico. El otro de los servicios de los que nos divertimos a lo largo de nuestra estancia fue el desayuno (18€ por persona/día), suma y prosigue. ¿Es lógico meditar que un hosting de mucho lujo tiene costos de mucho lujo verdad? La historia que circunda al viejo Palacio Real de Olite, su localización, su decoración y sus habitaciones hacen que estemos frente a un hosting único, una experiencia particular, no obstante, ¿vale la pena abonar estos costos por los servicios ofrecidos? observamos la estancia en el Parador de Olite como un capricho, una ocasión particular donde festejar que la vida puede ser extraordinaria, Carpe Díem. Si lo observamos fríamente, no cabe duda de que hay otras opciones mucho más atractivas.

Localización: Olite, Región Media de Navarra. Esta localidad está situada a unos 40 km de la ciudad más importante de Navarra, Pamplona (Iruña en euskera), cerca de esenciales núcleos urbanos como Tafalla. Olite tiende a ser rincón de peregrinación por todo viajero que se aproxima a Navarra, una visita que se acostumbra fusionar con la vecina ciudad de Ujue. El Parador de Olite se situa en el centro de la ciudad, en la Plaza de los Teobaldos, espacio del que les hablamos previamente merced a nuestros productos sobre el “Museo de la Viña y el Vino de Navarra” y las “galerías subterráneas de Olite”. Muchas de la gente que reservan en el Parador, lo hacen pensando en una localización de mucho lujo para gozar de todos y cada uno de los encantos de Olite. En nuestro caso de este modo fue. Estacionar el turismo y olvidarnos de . Olite es pequeño y se puede recorrer caminando muy de manera fácil. Los sitios mucho más reseñables de Olite son:

  • Palacio Real (Castillo de Olite).

  • Gozar de la gastronomía (Casa Zanito).

Como habéis podido ver, el Parador de Olite o Parador Príncipe de Viana es un hotel de 3 estrellas muy particular, un Monumento Nacional al que le circunda una atmosfera épica de la Edad Media. Un hotel único, entre las maravillas de Olite.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí